Impulsar la economía nacional con el turismo

Esta actividad ha ocupado un espacio preponderante en el sector económico de México

Arturo Ávila Anaya/ Columnista invitado/ El Heraldo de México
Arturo Ávila Anaya/ Columnista invitado/ El Heraldo de México

Como senadora de la República, tengo la oportunidad de empezar a dirigirme a los lectores de este espacio periodístico, sobre lo que acontece de la vida pública de México, del trabajo legislativo del Senado, la agenda de trabajo parlamentario y las acciones a realizar como representante del estado de Quintana Roo, la cual como tema toral, es el Turismo. Quiero, antes de entrar en materia, detenerme en dos momentos importantes de la economía del país, misma que haré de forma resumida para no desviar la atención.

En el siglo XIX, el sistema ferroviario mexicano tuvo su auge en la búsqueda de mantener una conectividad en los principales centros industriales del país, incluyendo puertos marítimos y en las regiones fronterizas. La nacionalización del ferrocarril sirvió como motor para el desarrollo de la economía nacional seguido de la inversión extranjera, sin embargo, por el deterioro y falta de mantenimiento e inversión por el gobierno sobre el sector ferroviario, llevó consigo su privatización hasta nuestros tiempos.

Por otro lado, el petróleo ha jugado un papel preponderante en la economía nacional mexicana, así como también frente al mercado internacional, hemos sido importantes competidores por cuanto hace al petróleo. Pemex ha sido la empresa más importante de México que durante el siglo pasado y a principios del siglo XXI, tuvo repuntes en sus ventas en el mercado y mantuvo por mucho tiempo la economía del país.

Para la mente de los mexicanos el petróleo ha sido y es el cimiento de nuestra economía, por las grandes utilidades que ha dejado y una importante generadora de divisas, por lo que vimos a un fuerte competidor en el mercado internacional y una de las empresas más importantes en Latinoamérica. Sin embargo, en los últimos años que el precio del petróleo mexicano ha caído, los números nos han arrojado cifras rojas que inestabilizan la economía del país, tenemos saldos negativos y déficit en la balanza petrolera.

En los últimos 20 años, se ha visto un fenómeno económico creciente por cuanto hace a un sector que el gobierno mexicano no ha impulsado y consolidado para mayor crecimiento, el Turismo. El turismo como actividad económica de desarrollo ha ocupado un espacio preponderante en la economía de México, y de manera exponencial en los últimos años, ha jugado un papel de suma relevancia para el crecimiento y estabilidad económica del país.

Estoy convencida de que en este siglo XXI, el turismo debe convertirse en la nueva palanca del desarrollo nacional, para ello debe ser declarado en la constitución como una actividad prioritaria para el Estado Mexicano a fin de que se convierta en el motor de desarrollo económico que se necesita, pero de ello y de mis actividades legislativas con relación a esa convicción, daré cuenta en mi siguiente intervención en éste gran medio de comunicación.En días próximos haré mención a fondo de la importancia que representa este sector, y por qué debe ser declarado constitucionalmente como área prioritaria para el desarrollo nacional, de lograrlo haremos de esta industria la mejor política social del país.

Por Mayuli Latifa Martínez Simón
*Senadora de la República

¿Te gustó este contenido?