Impuesto antiobesidad

Los consumidores sustituyeron los refrescos por bebidas como malteadas o cafés con mayor contenido calórico

Impuesto antiobesidad

Hay evidencia internacional que señala que el impuesto conocido como antiobesidad no ha funcionado para lo que fue creado, es decir, no ha ayudado a reducir los índices de sobrepeso.

Casos como los de Barbados, Francia, México, Hungría y Berkeley, Estados Unidos, coinciden en que la puesta en marcha de esta medida impositiva no ha tenido resultados en el tema salud.

En Barbados, se comprobó que el impuesto no repercutió en la venta de bebidas saborizadas; en Hungría los consumidores han sustituido estos productos por marcas más baratas o no gravadas, con igual o mayor contenido calórico.
En Francia el impuesto fue aplicado también a bebidas sin aporte calórico, por lo que se puede deducir que la implementación del impuesto no fue para reducir la obesidad, sino para recaudar ingresos y hacer frente a una reducción de clasificación crediticia francesa.

Específicamente en Berkeley, California –primera ciudad de EU en aprobar el impuesto– aumentó el precio de ciertos productos hasta en 50 por ciento y se logró solamente la reducción de 6.4 calorías por día en una ingesta que sobrepasa las 3 mil 682 calorías diarias, lo anterior, a razón de que los consumidores sustituyeron los refrescos por bebidas como malteadas o cafés con mayor contenido calórico.

Recientemente, los legisladores de California votaron por una ley que prohíbe imponer impuestos locales a refrescos durante los próximos 12 años, después de que medidas similares fueron aprobadas en Arizona y Michigan.

La Asociación Americana de Bebidas (American Beverage Association), respaldó las prohibiciones a nivel estatal después de que varias ciudades aprobaron los impuestos a bebidas endulzadas en años recientes.

Habrá que seguir al pendiente del comportamiento del impuesto tanto en México como en el resto del mundo.

EFICIENTE USO DE RECURSOS

En nuestro país son cinco los estados que reciben recursos extraordinarios por la producción de hidrocarburos; Veracruz, Chiapas, Campeche, Tabasco y Tamaulipas. La caída del precio del petróleo registrada durante los últimos años, sin duda presionó las finanzas estatales, trayendo como consecuencia la contracción económica, y lo que es peor, disminuyendo sensiblemente los ingresos de los estados por una menor transferencia de recursos federales no etiquetados –los cuales llegaban a representar en promedio cerca del 35 por ciento del total–.

Destaco lo anterior, ya que el fin de semana en Tamaulipas, el gobierno que encabeza Francisco García Cabeza de Vaca, inauguró un distribuidor vial que beneficiará a más de 900 mil personas que transitan diariamente en Reynosa, lo destacable de la obra, más allá de los beneficios en infraestructura y que requirió de una inversión superior a los 270 millones de pesos, es que los recursos salieron del Fondo para Entidades y Municipios Productores de Hidrocarburos. El gobierno estatal ha comprometido 800 millones de pesos más para obra pública.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano