Imagen del gabinete: ¿voy a ser la nota del día?

Es tal el nivel de angustia de algunos miembros del gabinete, que, parece, se preguntan: ¿voy a ser la nota del día?

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Andrés Manuel López Obrador se mueve a sus anchas en las conferencias mañaneras y es, lo sabemos, un mago en la comunicación. Pero no se puede decir lo mismo de los miembros de su gabinete.

Algunos incluso proyectan tanta angustia —comenta la experta en Comunicación Estratégica e Imagen, Helga Knoderer—, que al lado del Presidente parecen estar preguntándose ¿voy a ser la nota del día?. El apunte viene a cuento por las pifias que han cometido algunos de los colaboradores de AMLO en las mañaneras, como Rocío Nahle y la gravedad, que fue monumental. Para Knoderer, el gabinete, tu equipo, es la extensión de tu imagen. Por lo que hay que cuidarlos. Y lo cierto es que muy pocos, por ahora, pasan la prueba.

De entrada, la consultora —certificada por el London Image Institute en imagen personal— ve en el gabinete un mosaico muy disparado visualmente, poco alineado, que al verlo, dices: Aquí cada quien jala para su lado….

Si ves las fotografías que envían desde el propio gobierno, o que suben a sus redes los integrantes del equipo de Comunicación, no se ve consistencia: Ahorita son hilos de comunicación que tratan de enlazarse en algún punto… Falta una voz cantante, o mucho más fuerte en Comunicación.

Helga muestra, a manera de ejemplo, una foto que la subleva. Es de la noche de la tragedia de Tlahuelilpan. Se ve a AMLO sentado ante una mesa, echado para atrás, con los brazos cruzados, con una expresión de cansancio escuchando hablar a alguien de la mesa que lo entorna, entre los que están el gobernador de Hidalgo, el secretario de Seguridad, el titular de la Defensa, entre otros.

—¡Cómo puedes enviar esta foto a los medios!, y escribir además (fue desde la cuenta de Alfonso Durazo) que el Presidente encabeza los trabajos frente a la crisis, cuando su actitud ahí no es precisamente la de quien dirige. Todo lo contrario. No hay consistencia entre lo que dicen y la imagen…, ¡no cuidan al Presidente!—, advierte.

En las mañaneras, otros aspectos cuentan: tener a los secretarios de pie durante más de una hora y con tan poco descanso —su primera reunión es a las seis de la mañana y tienen otra a las ocho de la noche, o a las 10, si hay crisis—, no es sustentable. Así que, coincide, lo mejor es ponerles unas sillas para que se sienten. Tal como ha sucedido a últimas fechas. Peeero…, horror de horrores, repara Helga: ¡No saben sentarse!. Y la imagen que dan es terrible: unos con las piernas cruzadas; otros, abiertas, otros, de lado; otros, chuecos… no tienen conciencia de que, aunque no hablen, también están bajo los reflectores.

En lo que aprenden –deben enseñarles cómo hacerlo-, propone, lo mejor sería que les pusieran una mesa con mantel para que no se vean sus posturas. ¿Nadie del gabinete pasa la prueba en comunicación e imagen?

Sí, algunos. En la próxima entrega les contaremos cómo se ven y qué transmiten los colaboradores de AMLO.

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador: (Carlos) Salinas es el padre de la desigualdad moderna.

 

[email protected]

@marthaanaya

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo