IED, ¡foco rojo!

¿De qué depende el crecimiento de la economía? De la inversión directa (ID), que es la que produce bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento

Arturo Damm / Pesos y contrapesos / Heraldo de México
Arturo Damm / Pesos y contrapesos / Heraldo de México

 

 

Sumamos ya 35 años con un crecimiento mediocre de la economía, 2.3 por ciento en promedio anual, lo cual limita las posibilidades de lograr mayores niveles de bienestar para la población, sobre todo para el 44 por ciento de mexicanos que sobreviven en la pobreza.

¿Por qué es importante que la economía crezca más? Para responder correctamente hay que tener en cuenta lo siguiente. Primero: el crecimiento de la economía se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, el PIB. Segundo: el problema económico de fondo es la escasez, el hecho de que no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis. Tercero: una condición necesaria para minimizar la escasez, y contar con mejores posibilidades para elevar el bienestar de la gente, es que se produzca la mayor cantidad posible de bienes y servicios, que la economía crezca lo más posible.

¿De qué depende el crecimiento de la economía? De la inversión directa (ID), que es la que produce bienes y servicios, variable con la que se mide el crecimiento, ID que puede ser nacional (IND) o extranjera (IED), no importando el origen de los capitales (¿dónde se generaron?), sino su destino (¿dónde se invierten?).

¿Cómo andamos en México en materia de IED? Analicemos lo sucedido a lo largo del último sexenio. En 2013 la entrada neta de IED a México sumó 25 mil 221 millones de dólares. En 2014 bajó a 17 mil 352 millones, 31.2 por ciento menos. En 2015 aumentó a 20 mil 310 millones, 17.0 por ciento más. En 2016 la IED alcanzó su máximo nivel en el sexenio de Peña Nieto, sumando 28 mil 151 millones, 38.6 por ciento más. En 2017 se redujo a 28 mil 001 millones, 0.53 por ciento menos. En 2018 la entrada neta de IED a México fue de 24 mil 746 millones de dólares, 11.6 por ciento menos.

Entre 2014 y 2016 la IED en México pasó de 17 mil 325 millones de dólares a 28 mil 151 millones, un aumento de 10 mil 826 millones, equivalente al 62.5 por ciento. Desafortunadamente (suponiendo que en esto tenga algo que ver la fortuna), esa tendencia hacia una mayor IED no se mantuvo, y entre 2016 y 2018 se redujo de 28 mil 151 millones a 24 mil 746 millones, una caída de 3 mil 405 millones de dólares, que equivale al 12.1 por ciento, tendencia a la baja que debe revertirse. ¿Cómo? Haciendo de la mexicana una economía más atractiva para la IED, una economía más segura y más confiable para los inversionistas, algo que, con AMLO, no va a resultar fácil.

¿Qué se espera, en materia de IED, para los próximos años? Según la media de las respuestas de la encuesta de enero, que el Banco de México levantó entre los economistas del sector privado, en 2019 la IED en México sumará 24 mil 775 millones de dólares, 0.12 por ciento más que en 2018, y en 2020 sumará 23 mil 741, 4.2 por ciento menos que la proyectada para 2019. Nada que suponga una mejora.

 

[email protected]

@arturodammarnal

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo