Homenaje a Jeter: Lecciones por aprender

Se trata de cultura deportiva y de rendir tributo a quienes con sus actuaciones engrandecieron a su franquicia y actividad


Este domingo los Yankees retiraron el 2 de Derek Jeter, el último número de un dígito que tenías disponible.

Es una práctica común en los deportes estadounidenses, pero limitada o inexistente, en el futbol por ejemplo, lo cual es una pena. Los homenajes a leyendas de nuestra selección son de rapidito, al medio tiempo de un partido y sin gracia ni chiste.

Se trata de cultura deportiva y de rendir tributo a quienes con sus actuaciones engrandecieron a su franquicia y actividad. Me refiero al retiro de circulación de los números de jugadores ícono, fuera de serie, una práctica común en los deportes estadounidenses, pero limitada o inexistente, en el futbol por ejemplo, lo cual es una pena. Los homenajes a leyendas de nuestra selección son de rapidito, al medio tiempo de un partido y sin gracia ni chiste.

Este domingo en una ceremonia llena de categoría, los Yankees retiraron para siempre el 2 de Derek Jeter, símbolo del equipo más legendario de las mayores, 5 veces ganador de la serie mundial, 14 ocasiones designado al juego de estrellas, novato del año de 1996, y que la totalidad de su carrera, 20 temporadas, la desarrollara en el mismo equipo, algo inusual en el deporte profesional de la actualidad dada la agencia libre y los contratos multimillonarios para cambiar de uniforme. Además fue capitán de los bombarderos del Bronx entre el 2003 y 2014, más tiempo que nadie, distinción que anteriormente sólo habían recibido otros 14 integrantes del conjunto, el más reciente, Don Mattingly, entre 1991 y 1995. Pero sobre todo, se le reconoce por su liderazgo, dentro y fuera del terreno de juego, y por responder a la hora buena, en la post-temporada, por lo que fue bautizado como el capitán clutch y Mr. Noviembre.

Jeter en las paradas cortas, el catcher Jorge Posada, los pitchers Andy Pettitte y Mariano Rivera, y la llegada del manager Joe Torre en 1996, le dieron un vuelco a los Yankees, que no calificaron a playoffs entre 1982 y 1994, y que en 1995 fueran eliminados por Seattle en la ronda divisional. Pero a partir de ese ’96, el equipo se convirtió en una dinastía, apareciendo en 5 clásicos de otoño en 6 años, ganando 4 de ellos. En el 2000 Jeter se convirtió en el primero en ser elegido como el más valioso del juego de estrellas y la serie mundial en una misma campaña.

Se dice fácil, pero Jeter es el Yankee con más hits, dobles, partidos disputados, bases robadas y turnos al bat.

Cuenta la leyenda que Jeter se hizo del 2 en 1995 por sugerencia del manager de entonces, Buck Showalter, al encargado de la utilería, que se encontraba renuente, dado el enorme significado de los números de un solo dígito en la historia de la franquicia. Pero Showalter lo convenció, al decirle que el entonces joven de 20 años sería un grande. Y no se equivocó.

Ahora los Yankees han retirado todos los números de un dígito: el 1 de Billy Martin, el 2 de Jeter, el 3 de Babe Ruth, el 4 de Lou Gehrig, el 5 de Joe DiMaggio, el 6 de Torre, el 7 de Mickey Mantle, el 8 de Bill Dickey y Yogi Berra, y el 9 de Roger Maris.

Columna anterior: Caminos opuestos

¿Te gustó este contenido?