Homenaje al artista olvidado

Observar su pintura es como enfrentarse a una violenta puerta censurada, o la desgarradura de un sentimiento del que no quieres saber, o la reprobación de un recuerdo. Así es la obra del olvidado alemán Hans Hartung

Lilia Soren / La fuente / El Heraldo de México
Lilia Soren / La fuente / El Heraldo de México

El artista cumple este 2019, 30 años de muerto, aniversario que será acompañado de diversas conmemoraciones luctuosas, tres de ellas se inauguran esta semana en París, Londres y Shanghái.

Las obras de Hartung son impulsos del cuerpo que se escaparon en segundos, a través de pinceladas dramáticas y profundas. Sus contrastes cromáticos nos envuelven en una tensa energía que balancea entre orden y caos, como una tormenta sin fin. Otras de sus pinturas son rayas monocromas, sobre bases orgánicas, que parecen enjambres que generan tensión.


El único desembarco de Hartung en México fue hace más de 15 años, en una exhibición en el Museo de la Ciudad de México, lo cual además de lamentable, es igual comprensible, pues el artista, pese a ser uno de los más grandes del siglo XX, no tiene la fama de sus contemporáneos, como Roy Lichtenstein o Georgia O’Keeffe, por mencionar algunos.


Sin embargo, el arte de Hartung debe ser recordado, no sólo por ser uno de los principales ponentes del Tachismo, tendencia de mediados de los 40 que consistía en llenar el lienzo de brochazos agresivos y manchas de color, para olvidar la abstracción geométrica; sino también, porque él introdujo el concepto del expresionismo abstracto en sus obras, 10 años antes de que lo hiciera el norteamericano y gran afamado, Jackson Pollock.

Sólo por eso merece que hoy hablemos de él, pues, como todo en la historia, a veces el héroe es el que mejores relaciones públicas hace y no necesariamente el que más creó, más innovó y más inspiró.

PRECURSOR. Hartung introdujo el concepto expresionismo abstracto.

POR LILIA SOREN

eadp

¿Te gustó este contenido?