Historias de agua

El planteamiento de que el agua es un derecho por encima de un servicio hace que algunos usuarios no paguen el agua y ello limite proyectos de mantenimiento

Netlog

Si hablamos de agua, la Ciudad de México no tiene futuro si no hacemos algo de inmediato. Según Ramón Aguirre, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, el consumo de agua es de 357 litros diarios por persona, en contraste con el consumo de agua en ciudades europeas que ronda los 110 litros y con mayor precio.

La Comisión Nacional del Agua, asegura que en México cada metro cúbico de agua tiene un costo al consumidor de 20.77 pesos, en París un metro cúbico de agua cuesta el equivalente a 60.80 pesos y en Londres alcanza el equivalente de 68 pesos, por cada metro cubico.

Allá un precio más elevado y bien administrado, resulta en habitantes más conscientes de que 110 litros de agua diarios por persona son suficientes. En México no funciona así. El planteamiento de que el agua es un derecho por encima de ser un servicio, provoca que algunos usuarios no paguen el agua y con ello se limiten los proyectos de mantenimiento, reparación o sustitución de tuberías.

En 2009, Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno capitalino, planteó el proyecto de concesionar el servicio de agua potable y que las empresas privadas involucradas invirtieran en infraestructura y mantenimiento de la red hidráulica. Sin embargo, el proyecto nunca cristalizó debido a que la interpretación de la privatización del agua y el alto costo político hicieron que la iniciativa fuera archivada.

Hace tres años, en la administración de Miguel Ángel Mancera, se buscó revivir el consenso entre las fuerzas políticas en la Asamblea Legislativa, pero el proyecto nuevamente fue enterrado; el fantasma de la privatización lo mató.

Ramón Aguirre, explicó que el año pasado, durante las discusiones del Constituyente de la Ciudad de México, el tema del agua cobró especial interés, se volvió a descartar la participación de la iniciativa privada, pero sí se avanzó en elevar al Sistema de Aguas de la Ciudad de México a ser un órgano descentralizado con la posibilidad de generar ingresos propios, y dejar de ser un órgano desconcentrado, como ocurre en la actualidad.

Para que el Sistema de Aguas opere como descentralizado, es urgente que la Asamblea Legislativa apruebe la Ley de Sustentabilidad Hídrica, pero la grilla política, mantiene la ley congelada, y al día de hoy operamos con una ley de aguas obsoleta, vigente desde 2003. No hemos avanzado nada.

 

Corazón que sí siente

México alcanzó un acuerdo con Estados Unidos para exportar 30 por ciento de azúcar refinado y el resto, azúcar crudo. Me preocupa que sigamos consumiendo jarabe de maíz de alta fructosa, principal responsable de la obesidad y diabetes que padece la población mexicana. ¿Nos detendremos a revisar el impacto a la Salud Pública que esto significa?

Columna anterior: El papel de los votos nulos

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso