Hipocresía, como política permanente

Les brindamos instrumentos para deponer a AMLO del cargo

GerardoFernandezNorona_opinion
Gerardo Fernández Noroña/ El Heraldo de México

La derecha se desenvuelve de manera permanente con hipocresía y doble moral. Sus formas de hacer política son de un profundo desprecio hacia el pueblo, si no es que verdadero odio en su contra, con desplantes racistas y clasistas permanentes.

Su misoginia se manifiesta en las feroces campañas que se enderezan contra la posibilidad de que las mujeres determinen de manera libre cuándo decidan tener hijos.

Realizan, además, campañas permanentes de denuesto, de intriga, de mentiras, de falsas noticias en contra de nuestro gobierno, contra el compañero Presidente y contra compañeros y compañeras destacadas del movimiento.

Particularmente tramposa es la táctica permanente de acusar de misoginia y de violencia de género a quienes debaten en condiciones de igualdad con hombres y mujeres.

Pero, sin duda, el colmo del absurdo se ha dado frente a la discusión de la revocación del mandato.

Ahí, nuestro compañero presidente, Andrés Manuel López Obrador, hizo el compromiso, desde la campaña, de que a la mitad de su mandato el pueblo debía determinar si terminaba su periodo de seis años —en 2024— o concluía en 2021.

La derecha ha insistido, hasta el hartazgo, en que nuestro gobierno desarrolla de manera deficiente sus tareas y que la inconformidad de la ciudadanía con éste va en ascenso.

Así las cosas, les brindamos en bandeja de plata una herramienta civilizada y pacífica para que puedan deponer de su responsabilidad como presidente al compañero López Obrador a la mitad de su mandato, en 2021.

Sin embargo, han insistido de manera reiterada que la revocación lo que busca es la perpetuación en el poder. ¿Cómo pueden sostener semejante absurdo?

Ya hubiésemos querido contar con esa herramienta para remover del cargo a Enrique Peña Nieto o al Comandante Borolas, alias Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, que usurpaba la Presidencia.

La derecha se ha negado a aceptar que en la elección intermedia de diputados federales, que se realizará dentro de dos años, haya una papeleta que determine si López Obrador termina su mandato presidencial o habría de ser destituido del mismo a la mitad de su periodo constitucional.

Ante la negativa, el compañero Presidente, propuso que la consulta se realice el 21 de marzo de 2021; la derecha y la oposición en general —qué es en realidad la derecha en su conjunto—, volvieron a rechazar esta posibilidad.

Frente a una negación más, Andrés Manuel López Obrador propuso que se hiciera el 20 de noviembre de 2021, proposición que también fue rebatida.

¿Qué quieren entonces? La respuesta es: desinformar, mentir, desvirtuar e intrigar. La derecha no encuentra cómo ser oposición, se pierde, se desdibuja, se descalifica, se ridiculiza a sí misma, con sus contradicciones e inconsistencias.

Por lo pronto, la revocación del mandato en todos los ámbitos es urgente para todo el territorio nacional.

Se requiere que el pueblo tenga una herramienta con que pueda destituir a un alcalde, a un gobernador a un legislador local o federal, e, incluso, al Presidente de la República, sin necesidad de tener que recurrir a manifestaciones en que la gente tenga que jugarse la vida, como sucedió recientemente en el hermano país de Ecuador.

Pero la derecha, esquizofrénica política como es, desprecia al pueblo y a la vez, le tiene un enorme miedo.

Nosotros, por el contrario, en el pueblo confiamos y a él apostamos. Lo quieran o no, la revocación del mandato va.

POR GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA
DIPUTADO FEDERAL DEL PT
@FERNANDEZNORONA

abr

¿Te gustó este contenido?