Hilar fino

Tras la Gala de París, donde el GP de México se llevó el premio al mejor organizado, las negociaciones entre Chase Carey y los equipos centrarán todo el interés

Hilar fino

El invierno se avecina muy intenso en cuanto a noticias relacionadas con la Fórmula 1, sobre todo porque Liberty Media pretende avanzar en la estrategia de cambios que se planteó desde que se hizo con el mando del negocio.

Y mientras las escuderías comienzan a fijar posturas, los nuevos dueños del tinglado tratan de establecer los mecanismos que contribuyan a conciliar una gran diversidad de intereses.

Por otra parte, la robusta maquinaria mediática del Gran Circo también ha comenzado a moverse y a ejercer su influencia dentro de ese inmenso foro que se encarga de mantener el interés del aficionado, no obstante que todavía falten más de dos meses y medio para que comience la pretemporada, a finales de febrero, en el circuito de Barcelona.

La posibilidad de reducir el presupuesto de los equipos para hacer más igualitaria la parrilla; la ampliación del calendario de carreras, la incorporación de otros motoristas, o la forma de presentar el espectáculo, son apenas algunos de los planteamientos más significativos que Chase Carey está cabildeando con los jefes de los equipos, una compleja tarea en la que deberá hilar fino.

La Fórmula 1 ha sido un deporte en continua evolución, prácticamente desde que arrancó en 1950, y a pesar de que muchas veces las modificaciones que ha sufrido no han convencido a la mayoría, por tratarse de un deporte seguido por gente apasionada que se nutre de la nostalgia, la máxima categoría del automovilismo no puede detenerse. La solución es tratar de acoplarse lo mejor posible a la realidad de los tiempos que corren.

Y aunque hay quienes afirman que sería hermoso volver a escuchar los motores atmosféricos V10 rugiendo en la pista, eso es imposible porque la inversión millonaria que hacen las escuderías en el desarrollo de sus prototipos está encaminada a aportar conocimiento tecnológico que más tarde se pueda aplicar en los coches de calle.

La tendencia a mediano plazo será la utilización de co- ches eléctricos, por eso marcas como Mercedes o Porsche -que ya abandonó el Campeonato Mundial de Resistencia- están trabajando para triunfar en la próxima temporada de la Fórmula E, una novedosa categoría que poco a poco se va posicionando en el gusto de aquellos aficionados con menos prejuicios.

De esta guisa, la Fórmula 1 se encuentra en una difícil encrucijada, que consiste en ser fiel a su esencia, pero sin detener su marcha hacia un futuro que, de aquí a una década, quizá depare cosas diferentes a lo que existe en la actualidad. Por ello, está obligada a reinventarse sin atentar contra el espíritu de lo que son las carreras de coches, esa maravilla de rivalidad que supone la fusión del hombre con su máquina.

 

Columna anterior: ¡Alfa Romeo!

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas