Hambrientos y miserables

Urgen a diplomáticos que promuevan al país porque no hay recursos para abastecer la industria

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

 

Como la carnita del marrano – que no tiene desperdicio —fue el mensaje del jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, Alfonso Romo, a los integrantes del cuerpo diplomático que cada año se descuelgan a México para partir la Rosca de Reyes y recibir línea.

Confesó que en algunas decisiones que se han tomado, el gobierno de la Cuarta Transformación la ha regado, pero en otras han acertado. Reconoció que México está hambriento de capitales y urgió a embajadores y cónsules en todo el mundo a convertirse en promotores de México, sobre todo ahora que la nueva administración tuvo la ocurrencia de desaparecer ProMéxico y el Consejo de Promoción Turística. La nueva administración se ha dado cuenta que no tenemos los recursos propios para abastecer de energía a la velocidad que requiere la industria del país, subrayó.  ¡Pues no que muy sácale punta el gobierno de la 4T! Exclaman analistas.

Algunos representantes diplomáticos respondieron al llamado de la siguiente manera: Organícense, organícense. Por un lado, nos piden que hagamos la chamba que antes hacían otros organismos; por el otro nos piden austeridad y nos bajan el sueldo con la nueva Ley de Remuneraciones. Más aún, quieren que con el miserable presupuesto que nos asignaron este año, paguemos, al puro estilo de La Bartola, la renta, el teléfono y la luz.  Y por si lo anterior no fuera suficiente, el canciller Marcelo Ebrard y el senador Ricardo Monreal prácticamente nos calificaron de holgazanes el lunes pasado. Ah, y también nos hacen ver que las virtudes que antes exponíamos para promover a México en el extranjero: país ordenado, atractivo para las inversiones, seguro, socio confiable, etcétera, se convirtieron en retórica hueca (Monreal dixit).

¡Pues como que no hay congruencia! Se quejan integrantes del cuerpo diplomático.

AGENDA PREVIA

El Secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, está empeñado en darles atole con el dedo a millones de campesinos que durante el gobierno de la Cuarta Transformación van a rescatarlos del abandono, de la pobreza, del atraso productivo tecnológico y de inversión en que los dejaron los neoliberales. Porque salvar al campo jodido es salvar a México. Dijo.

Con 65 mil 434 millones de pesos de presupuesto, la secretaría instrumentará los programas que el presidente Andrés López Obrador prometió a los productores de México: precios de garantía a productos básicos, crédito a la palabra para la ganadería, fertilizantes y el de producción para el bienestar; junto con otros componentes de apoyo, serán la base para un campo más próspero, aseveró. ¡Me canso ganso que así será! Debió agregar.

Pero si Villalobos insiste en el atole con el dedo, quien no tuvo vergüenza fue el líder de

la inexistente CNC, Ismael Hernández Deras, al afirmar: Vamos a seguir trabajando para combatir el hambre y la inseguridad alimentaria y las prácticas nocivas que frenan la rentabilidad de la actividad agropecuaria del país.  El diputado le pidió al titular de Agricultura que transmita el siguiente mensaje al presidente de la República: Que cumpla sus promesas de campaña para impulsar al sector campesino. ¿Así como le hicieron los priistas durante más de 70 años? Preguntan los agroyuppies.

 

 

 

[email protected]

@luissotoagenda

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo