Hacia dónde van los amparos

Casos que involucran al gobierno, podrían llegar a la Corte y enfrentar otra vez a AMLO con el máximo tribunal

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Suman miles los amparos interpuestos en los últimos seis meses en contra de distintas acciones emprendidas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Los primeros en extenderse —y más judicializados— fueron en relación con la famosa Ley de Salarios Máximos que impide a los servidores públicos ganar más que el Presidente de la República; los segundos, por la desaparición de las estancias infantiles decretada desde Palacio Nacional, por considerarlas una vía para la corrupción.

Pero los que más han sorprendido —en el medio judicial y al propio Presidente— son los amparos interpuestos por el colectivo #No Más Derroche, cuyas cabezas son Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, presidido por Claudio X. González; y la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex), encabezada por Gustavo de Hoyos.

Estas instancias buscan —y así lo han declarado abiertamente— que se revise la legalidad de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México; y asegure que el proyecto de Aeropuerto Internacional de Santa Lucía cuente con todos los dictámenes y permisos necesarios, en materia ambiental y de seguridad aeronáutica.

En otras palabras: quieren detener Santa Lucía y que se continúe el NAIM en Texcoco.

Pero no todo queda ahí, en lo que aparece a simple vista.

Desde Palacio Nacional, lo que se vislumbra es una embestida del poder empresarial en contra de buena parte de los proyectos anunciados por AMLO, incluidos el Tren Maya, el Proyecto del Istmo y la Refinería de Dos Bocas.

Pararlos a como dé lugar.

Y más aún. Desde el terreno jurídico, lo que ven detrás de tantísimos amparos es la intención de querer enfrentar al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, con el jefe del Ejecutivo, porque tarde o temprano los amparos llegarán a la última instancia.

La idea de los adversarios de AMLO, calculan en el entorno presidencial, es no sólo parar los proyectos de la 4T con amparos que aletarguen su inicio hasta hacerlos imposibles o dejarlos fuera de tiempo, sino poner al Presidente de la República —a su equipo— al punto del desacato.

Se podría dar entonces un enfrentamiento entre la Suprema Corte y López Obrador, si el Presidente pide (a miembros de su gabinete) desacatar la orden.

Situación que pondría al máximo tribunal en el peor de los mundos, destituya o no a quien corresponda.

Eso es lo que los juristas ven venir con este episodio de los amparos.

Para el gobierno, la salida a una situación así está en la reforma a la Ley de Amparo, en modificar al menos las causales de suspensión.

En ello están trabajando.

***

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador: A los incrédulos, con todo respeto: hoy sostuve en Quintana Roo que lo del sargazo es controlable y se está atendiendo bajo la dirección de la Secretaría de Marina.

POR MARTHA ANAYA

[email protected] 

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?