Hacia Cardiff

Después de haber conquistado el título de liga, el Real Madrid buscará en la capital de Gales su duodécima Champions League ante la Juventus de Turín


El Real Madrid, a por la doce (dirían los españoles). La Juve, muy por debajo en títulos de Champions, cosecha la nada despreciable suma de dos orejonas. Partido de pronóstico reservado, a pesar de la aplastante hegemonía que ha ejercido el cuadro merengue desde que se disputa, bajo este formato, la competencia más importante en cuanto a torneos de clubes se refiere en el orbe entero. Y aunque no es la Copa más añeja (ese honor le pertenece a la tropical, cuanto sui géneris Copa Libertadores de América), sí es la que funde al mundo balompédico y reúne frente al televisor a millones y millones de espectadores.

Pareciera que no, pero existe paridad de fuerzas entre ambos conjuntos. Si el Real Madrid tiene al todo poderoso CR7, la Vieja Señora posee a la joya de la corona: el joven Paulo Dybala, a quien ya comparan, de manera sumamente irresponsable, con Lio Messi. Higuaín pareciera torpe y pesado, pero es un matón dentro del área; un killer, que le dicen. En el medio campo, fungiendo como un recuperador de enorme categoría, los italianos cuentan con un ex madridista todo terreno, el alemán Sami Khedira, mientras que atrás, los capos Bonucci y Chiellini, cortan la respiración y el aire con un cuchillo. Pierna fuerte a la italiana. Con el sello de la casa. El equipo más ganador de Italia cuenta, además, con el arquero más experimentado de toda la competencia: el eterno Gianluigi Buffon. Massimiliano Allegri podrá dormir tranquilo la noche del viernes. Dirige a once fieras que saldrán a comerse a puños al rival.

Y el Madrid… El Madrid lo tiene todo. Capacidad, experiencia, oficio y, muy probablemente, a los mejores del mundo en su posición. El mejor central del mundo, Ramos. El mejor delantero del mundo, Cristiano Ronaldo. ¿El mejor lateral del mundo? Marcelo. Casemiro ha crecido una enormidad. Es el escudero. Kroos tiene muy buen pie y, junto con Modric, equilibra el medio campo y le da sentido al circuito central. Además, generan muchísimo futbol al frente, ayudando siempre en la creación al francés Benzemá y al semi dios CR7. Bale e Isco seguramente traen loco a Zinedine Zidane. ¿Quién está mejor? ¿Quién iniciará? No olvidemos que el galés Gareth Bale es de Cardiff…

Algunas curiosidades: El Madrid perdió su primera Final europea jugando de morado en 1962 contra el Benfica. En doce partidos de la actual Champions, Buffon solamente ha recibido tres goles. Por otra parte, el cuadro de la capital española es el más goleador, con 32 anotaciones. Los merengues sólo han perdido tres Finales europeas: Contra el Benfica en 1962; contra el Inter de Milán en 1964 y contra el Liverpool en 1981. Es decir que, bajo el formato de la Champions, está invicto. La Juve ha jugado ocho finales, pero sólo ha ganado dos: En 1985 derrotó al Liverpool e hizo lo propio, contra el Ajax en 1996.

Final que promete ser de escándalo. Dos grandes de Eu- ropa en pos de la Copa más preciada del planeta… ¡Salud!

¿Te gustó este contenido?