Hablan los números

Si Checo Pérez corriera para un equipo dominante, ya hubiera ganado como Valtteri Bottas con Mercedes

Juan Antonio de Labra / Más F1 / Heraldo de México
Juan Antonio de Labra / Más F1 / Heraldo de México

Checo Pérez hizo unas declaraciones muy elocuentes para el medio oficial de Fórmula 1, de las que se rescata la frase más significativa: Para ser honesto, en estos nueve años nunca he tenido un coche capaz de lograr un podio. Y lo que ha logrado no es poca cosa, comparado con otros pilotos en condiciones similares. Ahí están los números, que no mienten.

A lo largo de sus ocho temporadas (2011-2018), Checo ha vencido en cinco ocasiones a sus compañeros de equipo. En 2011 sucumbió ante Kamui Kobayashi, que le ganó por 16 puntos. El japonés finalizó en la posición 12, mientras que el mexicano fue decimosexto. Pero en 2012, Pérez lo superó 66 a 60 puntos, quedó en décimo lugar, dos posiciones por encima, y conquistó tres valiosos podios que le dieron credibilidad.

En 2013 dio el salto a McLaren y no fue lo esperado. Por entonces ya comenzaba la recurrente falta de competitividad de la escudería británica, que se acentuó en los años siguientes. Ahí Jenson Button fue más rápido y acabó noveno lugar (69 puntos), por el decimoprimero para Checo (49 puntos).

En 2014 se unió a Force India, y aunque no pudo derrotar a Nico Hulkenberg, que acabó noveno (con 96 puntos, por 59 de Pérez, en décimo), su crecimiento fue notable. En los dos años siguientes se impuso con rotundidad al alemán: en 2015 terminó noveno (78 puntos) por décimo de Nico (58). Y no sólo eso, sino que en 2016 aumentó su palmarés y quedó en séptimo lugar, posicionado como el mejor del resto, con un total de 101 puntos por 72 de su compañero, que fue noveno.

A pesar de la disputa con Esteban Ocon, que sustituyó a Nico en 2017, Checo volvió a vencer a su compañero. En este caso 100 a 87 puntos, pues terminó séptimo y el francés, octavo. Algo similar ocurrió en 2018, cuando fue octavo (con 62 puntos) y Ocon decimosegundo (49 puntos).

En todo este tiempo, sólo dos compañeros han sido capaces de obtener un podio con el mismo coche: Kobayashi en 2012 (por tres de Checo en ese año, ojo), y Button, en 2013. Los otros dos pilotos con los que ha compartido equipo, Hulkenberg y Ocon, nunca consiguieron un solo podio al lado del mexicano, que a la fecha suma un total de ocho, toda una hazaña si se considera que ha sido en monoplazas de media parrilla.

La frialdad de estos números confirma el esfuerzo de Checo para mantenerse gracias a sus cualidades como piloto. Y está claro que si tuviera un coche ganador ya habría logrado victorias, tal y como lo ha conseguido Valtteri Bottas desde que llegó a Mercedes.

El finlandés ganó después de 81 carreras sin haberlo hecho nunca con los otros equipos con los que corrió, así que esta sucinta explicación ratifica las palabras del esforzado mexicano.

 

POR JUAN ANTONIO DE LABRA

INSTAGRAM: @JDELABRA68

[email protected]

abr

¿Te gustó este contenido?