Gurría se suma a los presidenciables

En los últimos días, en mesas de importantes empresarios mexicanos ha vuelto a escucharse un nombre: el de José Ángel Gurría Treviño, actual secretario general de la OCDE

Netlog

¿Cómo ven a Gurría para la Presidencia de la República?-, sondean entre sus amigos y comensales.

Las primeras reacciones que reciben suelen ser de extrañeza; gestos cercanos al horror, incluso.

Los anfitriones desgranan entonces argumentos como estos: Es un hombre bien visto por los mercados, con prestigio internacional; no tiene cola que le pisen, ni trae consignas de grupos o compromisos… El semblanteo sobre el ex canciller (1994-1998) y ex secretario de Hacienda (1998-2000), lleva detrás una consideración que dan por hecho los hombres del dinero: Un priista difícilmente ganará la Presidencia en 2018.

Por ello, apuntan, el PRI está buscando perfiles distintos, como el del doctor José Narro Robles (68 años de edad) que es priista, pero tiene un halo distinto a los priistas clásicos (parece más un candidato ciudadano).

Y Gurría (de 67 años) encaja en ese perfil–agregan-: es priista, pero no de hueso colorado; es cercano a nosotros (los empresarios) y es un negociador internacional respetado. La propuesta –tiene ese sabor el planteamiento que están poniendo sobre la mesa algunos empresarios-, ya en otros momentos fue considerada por los hombres del dinero.

Principalmente, en tiempos de Ernesto Zedillo.

En ese entonces, las posibilidades del tamaulipeco se vieron coartadas por su propia historia, como fue la negociación de la deuda externa en tiempos de Miguel de la Madrid (le llamaron El Ángel de la Dependencia); por su carácter (se peleaba con los legisladores de oposición); y por el candado que establecieron los priistas a medio sexenio de Zedillo para evitar que los tecnócratas se hicieran de nueva cuenta de la candidatura presidencial: la obligatoriedad de un cargo de elección popular.

Con Enrique Peña Nieto, la relación ha sido espléndida desde que inició el sexenio. Tanto que, del grupo cercano a Carlos Salinas de Gortari no tardaron en reaccionar cuando avizoraron la posibilidad de que Gurría pudiera encartarse en la carrera presidencial.

A principios de este año, Otto Granados (ex vocero de Salinas y subsecretario de Planeación con Aurelio Nuño en la Secretaría de Educación Pública) lanzó un sarcástico tuit con dedicatoria al de la OCDE:

Acertijo: ¿Quién es ese funcionario internacional que explica mucho mejor los problemas de lo que los entiende? Mexicano, por cierto. Después de eso, nada volvió a moverse públicamente a favor de José Ángel Gurría y mucho menos de la posibilidad abierta de que se convierta en el posible candidato presidencial del PRI.

Pero ahora que se acercan los tiempos, su nombre está de nueva cuenta sobre la mesa. Y son los empresarios quienes lo promueven.

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador en su gira por el Edomex: Peña, relájate, no va a pasar nada. Sólo les vamos a ganar y vamos a celebrar…muy despacito.

¿Te gustó este contenido?