“Guerra sucia”, otra vez

Según AMLO, la campaña en su contra de 2006 está de vuelta. Intereses muy poderosos, acusa, lo enfrentan de nuevo

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Ayer salió a relucir en la mañanera algo que de entrada parecía anecdótico, pero que lleva mar de fondo: que hay quienes están espiando con drones todo lo que se hace en la terminal aérea de Santa Lucía.

A decir del Presidente de la República, los intentos por parar la obra del nuevo aeropuerto internacional no cesan: Andan desesperados…; que amparos, campañas en medios, columnistas, reportajes….

Andrés Manuel López Obrador comparó incluso lo que se está haciendo en contra de San Lucía, en contra del Tren Maya y en contra de la refinería de Dos Bocas, con la campaña sucia que se desató después del fraude de 2006, que se hizo la protesta en el Zócalo….

El reclamo mayor, recordó, lo padecimos de Yucatán, de Campeche, de Baja California, de Chihuahua, donde no había habido nada. ¿Por qué? Por la guerra sucia, por la desinformación, por la manera en que manipularon y envenenaron a muchos…, asentaría.

Lo mismo, pues –desde su perspectiva-, ocurre hoy.

¿De parte de quién, esta vez? De los corruptos, generalizaría.

Me decía el general Luis Cresencio (Sandoval) que es algo increíble, que están utilizando drones para grabar toda la base aérea de Santa Lucía, para tener fotografías, pruebas, de que se está trabajando y poder detener la supuesta obra… ¡pero, drones! Están muy desesperados…, respondió en primera instancia. ¿De quiénes son los drones que espían en Santa Lucía?, le insistieron.

No sabemos, contestó.

Pero luego apuntó: a intereses muy poderosos

Imagínense –dijo-, es que andan provocando por todos lados, no sé qué les pasa… López Obrador hizo una pausa, para luego responderse a sí mismo: Yo sí entiendo…, estaban muy acostumbrados al saqueo, al robo, a la corrupción. No se explayó más al respecto, aunque era más que evidente que trae varios nombres en mente.

Pero no sólo eso –y aquí valdría la pena ahondar en su significado-, el Presidente considera que la guerra sucia en su contra no sólo volvió, está en pie, sino que ha aumentado de intensidad.

Y algo más a tomar en cuenta ante el poderío de los intereses que lo acosan: que tiene que ser cauteloso…

Así fue como pintó ayer el actual escenario de guerra sucia que, desde su perspectiva, se ha alzado de nueva cuenta en su contra. Sí, como hace 13 años.

Mientras tanto, desde la trinchera del gabinete, Javier Jiménez Espriú padece el desdén de los inversionistas en materia de telecomunicaciones: nadie –reconoce- quiere llevar internet a lugares remotos. Es muy cotoso.

***

GEMAS: Obsequio del judoka Nabor Castillo Pérez: gracias, Conade por bajarme la beca, si de por sí era poco 5 mil, ahora 2 mil… Con este apoyo y motivación que nos dan a todos los atletas ya clasificados a los Juegos Panamericanos #VamosMéxico. Recibo menos que los ninis qué tristeza.

[email protected]

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?