Guardia Nacional y transformación socio-política

Esa institución remodelará a la sociedad, la política y la economía. Es la continuidad del cambio iniciado en 1982

Gregorio Ortega / Esa política / El Heraldo de México
Gregorio Ortega / Esa política / El Heraldo de México

Las facciones del rostro distintivo de la 4T adquieren, ya, su verdadero perfil y se transforma en el de El Gesticulador, tal como lo describe Rodolfo Usigli. La Guardia Nacional, si es bien afinada y logra un requisito previo, será la consolidación del cambio iniciado en 1982, para sustituir al proyecto de la Revolución.

Los mexicanos, por una razón u otra, hemos sido reticentes a una cédula de identidad nacional. De inmediato argumentamos que limita la movilidad, esa misma que facilita a la delincuencia organizada ‒sobre todo a los barones de la droga y sus sicarios‒ trasladarse por el país sin controles, sin reticencias y sin límites.

Si AMLO y el Congreso de la Unión están determinados a imponer la Guardia Nacional, deben adquirir conciencia de que ésta sólo podrá ser eficiente después de hacer una realidad la cédula de identidad, que permita a las autoridades, y nos permita a nosotros, saber qué hacemos, cómo y cuándo, porque existe un registro, y porque la autoridad puede exigir que nos identifiquemos. De otra manera ocurrirá lo que hasta hoy sucede: habrá más inocentes que culpables en las cárceles, o mayor número de muertes innecesarias por carecer de una cédula que no deje lugar a dudas de lo que hacemos y somos.

Es hora de pagar el costo de la traición hecha al proyecto de la Revolución, y de los titubeos en la conceptuación, impulso y concreción del cambio de modelo político. Si creen que llevar a buen término los cambios que requiere México no incluye la reforma del Estado, todo lo iniciado desde 1982 es un desperdicio y entrega de los activos de la nación a fuerzas económicas y financieras transnacionales, como ya ocurrió con los bancos, salvo Banorte; como puede ocurrir con Pemex.

AMLO llegó al cargo precisamente para no ser florero, sí para llevar a buen puerto lo que sin simular banderas de la izquierda jamás podrá consolidarse. Los niveles de aprobación que tiene le permiten proponer y modificar lo que Acción Nacional y el PRI jamás soñaron hacer.

Si el libre comercio y la globalización iniciaron la transformación social, económica y política de México, lo que profundizará los cambios ‒ni siquiera anticipados‒ es la Guardia Nacional, tal como prevé Sylvana Beltrones en su alocución en el Senado, durante la inauguración del Parlamento Abierto para analizar los pros y los contras en la manera de vigilarnos a nosotros mismos.

La senadora Beltrones lo indicó así: (vamos) a un nuevo arreglo social que podría determinar el futuro de las siguientes generaciones. En realidad este cambio inició al disminuirse el Estado, y cuando se decidió compartir la responsabilidad del poder con las fuerzas económicas y desaparecer el corporativismo, cuyo espacio en el espectro político se canceló.

El gobierno dejó de ser el único y absoluto responsable, comparte el peso de las consecuencias de las políticas públicas con los poderes fácticos.

Claro, lo anterior es una hipótesis sobre cómo funciona la genial impostura.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAlberto Aguilar / Nombres, Nombres, Nombres / Heraldo de México

Sin CPTM, caen reservaciones de avión y hoteles, baja EBITDA, en riesgo empleo y SECTUR sin reacción