Guardia Nacional, no hay opción

Deberá combatir a los delincuentes de manera efectiva, bajo el amparo de la ley y respetando los derechos humanos

Alejandro_Cacho
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Finalmente, la disposición del PRI permitió que la Guardia Nacional sea una realidad tal y como lo quiere el presidente Andrés Manuel López Obrador. No nos hagamos bolas, a pesar de las opiniones en contra y los temores al mando militar, no tenemos otra opción. No importa cómo se llame, sólo un cuerpo de seguridad bajo la mística, disciplina y mando castrense es capaz de enfrentar con éxito a la delincuencia que azota al país desde hace años.

Eso sí, es la última oportunidad que tenemos. Mario Delgado, el encargado de sacar adelante el proyecto en la Cámara de Diputados, lo dijo con toda claridad: No tenemos tiempo ni oportunidad de fallar en seguridad.

Fueron los gobernadores, muchos de los cuales están claramente rebasados por la delincuencia en sus estados, quienes instruyeron a sus diputados para votar junto a Morena y lograr la mayoría para hacer los cambios constitucionales que permitirán la creación de la Guardia Nacional. Ahora, el reto será para el gobierno de López Obrador. Son justificados los temores de defensores de derechos humanos y organizaciones civiles. Sin embargo, nadie ha presentado una propuesta mejor. La actuación de la Guardia Nacional no tendrá mucho margen y estará bajo el escrutinio público. Deberá combatir a los delincuentes de manera efectiva, bajo el amparo estricto de la ley y respetando escrupulosamente los derechos humanos. Sus detractores no perdonarán una sola falla.

El gobierno también deberá trazar una ruta para que la Guardia Nacional se encamine poco a poco hacia un cuerpo civil, de mística castrense. Que no dependa de la Secretaría de la Defensa Nacional, que en lugar de soldados esté integrada por policías de élite, incorruptibles, con mística y disciplina a toda prueba. Otro reto ineludible de López Obrador, pero también de los gobernadores y presidentes municipales, será la reconstrucción de las policías locales bajo la misma mística, capacitación y honestidad de la Guardia Nacional. Si no se hace, todo irá a la basura.

Viene ahora una carrera contra el tiempo para reclutar, entrenar, capacitar y equipar a 40 mil elementos para que estén lo antes posible en las calles.

BON APPÉTIT: Parece que ya pasó lo peor de la crisis por el desabasto de gasolinas en, al menos, una tercera parte del país. El saldo, hasta el momento, es:

1) Un apoyo sin precedentes a la decisión del Presidente para combatir el robo de combustibles.

2) La determinación de los ciudadanos para sacrificar comodidad por acabar con el huachicol.

3) Una clarísima falta de pericia de Rocío Nahle, secretaria de Energía, y Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, para atender la emergencia.

4) Una desastrosa estrategia para garantizar el abasto de gasolinas por el cierre de ductos.

5) Importantes pérdidas económicas

6) Daño a la imagen internacional de Pemex

Conclusión: esto no puede volver a pasar.

 

[email protected]

@cachoperiodista

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas