Guardia Nacional Militar

No se trata de un cuerpo de policía civil y, sin embargo, sus elementos requieren formación más allá de los cuarteles

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

No me asusta que la Guardia Nacional tenga mando militar. Tampoco que sus elementos sean soldados y marinos. Es más, me gusta que tengan instrucción, disciplina y mística militar. Creo que la Guardia Nacional es nuestra última oportunidad por tener, al fin, un cuerpo policiaco de primer nivel. Ahí es donde surgen mis dudas y temores.

No dudo que la vida castrense forme mujeres y hombres de orgullo, disciplina, lealtad, integridad y mística a toda prueba. Ésas son características indispensables en cualquier cuerpo policiaco, pero no son las únicas. El combate a la delincuencia común y a la delincuencia organizada al mismo tiempo, más el contacto directo con los ciudadanos, exige, además, otras capacidades y cualidades. Criterio, prudencia, sentido común, respeto a los derechos humanos y al Estado de Derecho son apenas algunas de ellas.

Le digo todo esto porque el domingo se hizo la presentación oficial, al más alto nivel, de la Guardia Nacional (civil-militarizada). Señores, no nos demos atole con el dedo nosotros mismos. Fue una ceremonia encabezada por el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Andres Manuel López Obrador. Lo acompañaron los más altos mandos de ejército y la Marina. La Guardia Nacional (civil-militar) es encabezada por el General del Ejército Mexicano muy recientemente en retiro. Se llevó a cabo en el Campo Marte, que es una instalación a cargo de la Sedena, custodiada por elementos del Ejército y la que los civiles no tenemos libre acceso.

¿Fue una ceremonia castrense, encabezada por los más altos mandos militares, en una instalación militar, a la que acudieron los representantes de los tres poderes de la República y los gobernadores del país para atestiguar el inicio de una policía civil más? Señores, no nos hagamos, eso nunca había ocurrido. Eso no fue la presentación de un cuerpo de policía civil.

¿No lo cree?, mire. El lunes 1 de julio, al día siguiente de la presentación de la Guardia Nacional (civil-militar), a las 15:45 horas, al menos una docena de vehículos de transporte de personal militar con apenas una mano de pintura blanca que aún dejaba ver su color verde anterior, con la misma numeración que utilizan los vehículos del ejército, repletos de efectivos equipados con cascos de soldado, chalecos blindados de soldado, goggles de soldado, botas de soldado, impermeable camuflado, armas largas de uso exclusivo del ejército. Eso sí, tanto los uniformes de los soldados como los vehículos tienen insignias de la Guardia Nacional.

Durante más de cinco minutos, el tránsito sobre la avenida del Conscripto estuvo detenido para que esos vehículos militares, pintados de blanco, salieran por la puerta dos del Campo Militar Número 1.

Hace varias semanas, el presidente López Obrador se comprometió a que en seis meses se reducirán los índices delictivos que hoy están peor que nunca. El argumento de que esa fue la herencia maldita del gobierno anterior se desgasta todos los días. Veremos si lo logra.

Por ALEJANDRO CACHO

¿Te gustó este contenido?