Gracias, Presidente Peña

Por dejarnos un país que creció económicamente con consistencia durante todo su sexenio y con estabilidad de precios

 

La atención central a las acciones de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto terminará informalmente en poco más de 48 horas, cuando el Instituto Nacional Electoral declare un ganador en la elección presidencial, con tendencia irreversible, a las 11 de la noche del domingo. A partir de ese momento el presidente electo se volverá un imán y, aunque Peña seguirá gobernando, habrá inevitablemente más atención en la configuración del nuevo gobierno.

Por lo anterior es importante hacer una pausa para, antes del adiós del 30 de noviembre, agradecer a Peña por el país que nos entrega, que es notoriamente mejor que el que recibió.

Hágase una pausa para hacer la comparación. Hace seis años teníamos un sector energético cerrado a la inversión extranjera; la educación estaba secuestrada por mafias sindicales; la banca de desarrollo cuidaba celosamente su dinero sin liberarlo para créditos productivos; la larga distancia nacional nos costaba; no había planes para un nuevo aeropuerto; nadie pensaba en Zonas Económicas Especiales, y no se habían siquiera iniciado negociaciones para acuerdos comerciales modernos.

Desafortunadamente una acusación sin fundamento y una actitud mezquina nublaron la mente de mucha gente para reconocer lo anterior. La acusación sobre la llamada casa blanca, primero; y la irresponsabilidad supina de los gobiernos locales de izquierda en el caso de los estudiantes desaparecidos en Iguala, después, hirieron la legitimidad del sexenio, y desterraron de la luz pública el fenomenal cambio transformacional que Peña había logrado con las reformas. En ambos casos la prensa jugó un papel relevante y, carente de principios, dio eco y magnificó las elucubraciones más torcidas de los opositores a Peña. El Presidente nunca fue ni actuó como víctima, pero tuvo victimarios.

Gracias, Presidente Peña, por entregarnos un país que creció económicamente con consistencia durante todo su sexenio y con estabilidad de precios; que romperá récord con la creación de cuatro millones de empleos; que está en ruta de ser la séptima u octava economía más grande del mundo en unos cuantos lustros; que jugó un papel preponderante en las cumbres más relevantes del planeta. Gracias por entregar un México que se convirtió en protagonista hemisférico y global, un país cuyas bases están puestas para desarrollarse con el trabajo de todos.

Y por la libertad de expresión, siempre y totalmente respetada, también un muy sincero gracias.

GRATITUD = MÁS FELICIDAD

En 2003 los doctores Robert A. Emmons y Michael E. McCullough publicaron en el Journal of Personality and Social Psichology un artículo seminal que prueba científicamente que las personas que practicamos la gratitud somos 25 por ciento más felices que quienes viven instalados en la queja. Así que hasta por eso: Gracias.

motacarlos100@gmail.com

@SoyCarlosMota

¿Te gustó este contenido?