Gestionar un municipio à la Vila

Mauricio Vila imprime una sensación de confiabilidad poco común; lo mismo habla de cómo ha planificado su presupuesto para 2018 o de la forma en la que paga sus gastos de trabajo

Gestionar un municipio à la Vila

Conversé un par de horas con el alcalde de Mérida, Yucatán, Mauricio Vila. Joven y dinámico, Mauricio imprime una sensación de confiabilidad poco común. No se hace acompañar de séquitos ni de lisonjeros; y lo mismo habla de cómo ha planificado su presupuesto para 2018 o de la forma en la que paga sus gastos en viajes de trabajo para no generar ni la más mínima molestia entre la ciudadanía.

Mérida es una ciudad que destaca en el escenario de las capitales por tres razones. La primera es su seguridad, en lo que reina. Esto tiene una explicación clave: la ciudadanía está cien por ciento involucrada con la autoridad para detectar cualquier acción extraña, o cualquier individuo inusual en la zona. Hay una simbiosis única en Mérida, entre policía y ciudadanía, con la que esta última se cuida a sí misma.

La segunda es la transparencia y eficiencia en el ejercicio del gasto público. Vila catapultó a su ciudad inventando una especie de consejo consultivo compuesto por líderes de la sociedad: empresarios, académicos, intelectuales… Con ellos decide, por votación, la forma en la que se debe ejercer el gasto de cada año. El resultado es que cada presupuesto anual está previamente legitimado antes de presentarlo a los integrantes del Ayuntamiento. En adición, el alcalde sostiene reuniones trimestrales con su Consejo, para evaluar los avances.

La tercera es que tiene un plan de desarrollo urbano robusto. Estos planes se han convertido en un requisito para muchos presidentes municipales, pero el de Mérida incluye una participación muy activa de la sociedad y refleja la visión empresarial basada en resultados a la que Vila estaba acostumbrado y que ha impregnado en la gestión urbana desde que la encabeza.

Mérida es observada desde varias partes del mundo por diferentes razones, una de ellas por su Plan de Acción ante el cambio Climático Municipal, que genera incentivos para la construcción de edificios climáticamente eficientes, algo prácticamente inédito en el país. Ese plan permitió a Vila convertirse en uno de los alcaldes clave de la ICLEI – una red global de mil 500 alcaldes enfocados en la sustentabilidad urbana.

MEADE sería ARQUITECTO

Pregunté a José Antonio Meade en la reunión del Consejo Consultivo de Grupo Salinas qué reformas necesita México para los siguientes seis años. Atajó que lo prioritario es el Estado de Derecho y que, más que nuevas reformas, el país necesita la arquitectura adecuada del marco jurídico vigente. ¿Ejemplo? Cuando alguien adquiere un terreno en Chiapas o Oaxaca tan pronto lo paga aparece un segundo o un tercer dueño con derechos previos. Esa confusión jurídica debe terminar. Y debe terminar ya.

DE HOYOS HARTO

El Presidente de la Coparmex levantó la voz fuerte ayer: ni los empresarios ni la sociedad resisten ya la ola de inseguridad.

¿Te gustó este contenido?