Gestión de grandes proyectos

Un ejemplo de megaproyecto es el Nuevo Aeropuerto de Estambul, en Turquía, el cual requirió una dirección de gran escala; con esta obra se busca avivar la economía de un país con una situación incierta

Especialistas consideran que el país requiere más impulso a los proyectos de infraestructura
Especialistas consideran que el país requiere más impulso a los proyectos de infraestructura

Los megaproyectos son obras de infraestructura de gran escala, cuyo fin es atender las necesidades de desarrollo de un país. En tales proyectos debe tenerse en consideración la alineación a programas y planes estratégicos nacionales, en los cuales se analizan las proyecciones de crecimiento de un país desde distintas perspectivas, también es necesario, en cada una de sus etapas, realizar un proceso de gerencia de proyectos, es decir, que en cada una se lleve a cabo un proceso de iniciación, planificación, ejecución, seguimiento, control y cierre (Mulcahi, Rita, 2013).

Una correcta gestión durante el proceso de planeación en la etapa de preinversión de cada megaproyecto contribuye a que se tenga una sólida toma de decisiones, derivada de la factibilidad o viabilidad de llevar a cabo el proyecto en cuestión de acuerdo con la demanda atendida y los beneficios esperados de dicha obra.

Asimismo, en esta etapa se cuantifica la inversión inicial, los costos de operación, el capital de trabajo y, adicionalmente, se determinan las fuentes de financiamiento con las cuales se planea realizar el proyecto.

Conforme los megaproyectos incrementan su tamaño y complejidad, se requiere la participación de expertos en el desarrollo de infraestructura.

Con ello se aportan información, conocimientos y técnicas que sirvan para el desarrollo óptimo de cada etapa de los megaproyectos.

Un ejemplo de megaproyecto es el Nuevo Aeropuerto de Estambul, en Turquía, el cual requirió una dirección de gran escala. Ha llegado a ser considerado como el más grande del mundo y concebido para atender el aumento de demanda en los aeropuertos internacionales que operaban en la región.

Con este megaproyecto se busca avivar la economía de un país que atraviesa una situación incierta.

Se estima que operarán cerca de 100 compañías aéreas para ofrecer vuelos a 300 destinos diferentes, además de que albergará más de 100 tiendas minoristas pertenecientes a una amplia gama de actividades para ofrecer una experiencia de confort a sus usuarios como tecnología, decoración, comida, entre otras.

La planeación y maduración de los proyectos es parte crucial para llevar a buen puerto una obra.

Tratar de abreviar u omitir esta etapa de los proyectos puede llevar a sobrecostos, retrasos o a la construcción de elefantes blancos.

En la historia reciente de los megaproyectos mexicanos se tiene el Tren México-Toluca que ante una acelerada fase de planeación y áreas de oportunidad en la gerencia del proyecto ha enfrentado sobrecostos crecientes que se suman a la dificultad de ejecución por enfrentar problemáticas sociales y disposición presupuestal.

Este tipo de proyectos y sus áreas de oportunidad deben de servir como experiencia para la ejecución de megaproyectos presentes y futuros.

El gobierno actual impulsa grandes obras como la refinería Dos Bocas y el aeropuerto Santa Lucía, ambos proyectos que en situaciones típicas deberían estar en una etapa temprana de planeación, están siendo acelerados artificialmente para cumplir con las promesas políticas del presidente.

Esta situación incrementa el riesgo de sobrecostos, que por su envergadura pueden presionar más las finanzas públicas y quitar más recursos de las actividades fundamentales de gobierno en la salud, educación e incluso seguridad.

POR FAUSTO BARAJAS

*Especialista en infraestructura

@FAUSTOBARAJAS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo