Geopolítica de la 5G

Huawei ostenta la fabricación más avanzada del mundo de la 5G, ya que han invertido grandes recursos

Yoanna Shubich Green
Yoanna Shubich Green / Panorama Internacional Anáhuac

La transformación tecnológica tendrá importantes consecuencias empresariales, sociales y geopolíticas. Las ventajas de la esta red serán mayor velocidad, menos latencia, más dispositivos conectados al mismo tiempo, el despliegue de aplicaciones de inteligencia artificial, internet de las cosas, es decir, que cualquier objeto se conecte a la red e interactúen entre ellos y tomen decisiones de forma autónoma. Por ello, lo que está en juego es el desarrollo, construcción y gestión de esta red, el registro de las patentes y la construcción de infraestructura.

Lo anterior ha provocado una lucha por el poder y el dinero, debido a que, quien asuma el liderazgo sobre la red 5G, tendrá ventajas económicas, militares y de inteligencia. Además, el actor que domine las redes, controlará la información y puede cambiar, redirigir o copiar datos sin que los usuarios se enteren, por lo que es necesario pensar en la seguridad que esto representa para no tener vulnerabilidades y efectos adversos.

La Consultora Euroasia identifica a las siguientes compañías como las principales titulares de las patentes de la 5G: Ericsson y Nokia (Europa); Qualcomm, Interdigital, Intel y Cisco (Estados Unidos); Huawei y ZTE (China); Panasonic y Fujitsu (Japón) y Samsung y LG (Corea del Sur), por ello, Estados Unidos y China se están disputando la hegemonía por la carrera de la dominación de dicha red.

Huawei ostenta la fabricación más avanzada del mundo de la 5G, ya que han invertido grandes recursos en Investigación y Desarrollo y en centros tecnológicos en todo el mundo. El año pasado obtuvo más patentes tecnológicas que cualquier empresa estadounidense. En semanas pasadas, el presidente Donald Trump acusó a la empresa china de espionaje, por lo que ha presionado a sus aliados de romper vínculos con esta empresa debido a cuestiones de seguridad nacional, cuando los países están comenzando a decidir qué proveedores construirán sus redes 5G.

Se ha prohibido a las empresas estadounidenses, como  Intel y Nvidia, de suministrar a Huawei repuestos o soluciones tecnológicas, quienes se han visto afectadas en sus ingresos totales que perciben por los negocios con la empresa china.

Ante tal negativa, hay incentivos para que Huawei acelere el desarrollo de su know-how, elabore su propio sistema operativo (Aurora) y busque nuevos aliados, como Rusia. En días pasados, se anunció que Huawei será la encargada de desarrollar y desplegar la tecnología 5G de Russian Mobile Platform, el mayor operador móvil ruso, lo anterior para depender en menor medida de Occidente.

Así, la guerra entre EEUU y China no es solo comercial, pues las potencias que logren establecer la tecnología 5G, tanto en su área de influencia como fuera de ella, lograrán extender su hegemonía sobre los demás países.

 

Por Maestra Yoanna Shubich Green

*Coordinadora Académica de la Facultad de EstudiosGlobales en la UniversidadAnáhuac México

[email protected]

¿Te gustó este contenido?