Frontera y patrulla

El 28 de mayo de 1924 se firmó la Ley de apropiación laboral en Estados Unidos, que estableció la patrulla fronteriza

Rocío Barrera Badillo / Columna Invitada
Rocío Barrera Badillo / Columna Invitada

Una frontera está siempre y solamente garantizada por una patrulla fronteriza, afirmaban David E. Johnson y Scout Michaelsen en la introducción del libro Teoría de la Frontera: Los Límites de la Política Cultural.

Bajo esta afirmación queda abierta la siguiente pregunta: ¿Cuándo se formó y fue garantizada la frontera actual entre México y Estados Unidos? Para contestarla es necesario situarse en el periodo de 1910 a 1920.

A la par de la Revolución Mexicana, eran comunes las redadas por mexicanos dentro del territorio estadounidense, la más famosa de ellas fue el ataque a Columbus el 9 de marzo de 1916, encabezado por Francisco Villa.

La facilidad mediante la cual fuerzas de diferentes bandos mexicanos podían atravesar la frontera se debía en parte a la falta de una patrulla fronteriza como la que entendemos actualmente. Esto no quiere decir que no hubiera algún tipo de vigilancia.

Desde 1904 operó una especie de guardia montada, perteneciente al Servicio de Inmigración de Estados Unidos, patrullando la zona de manera irregular. A pesar de los ataques por parte de fuerzas mexicanas, el gobierno estadounidense mantuvo una política relativamente abierta a trabajadores mexicanos, de 1917 a 1921, para recuperar la mano de obra perdida durante la Primera Guerra Mundial; no obstante, tenían presente la facilidad con la que se podía ingresar a su territorio desde la frontera con México.

El 28 de mayo de 1924 fue firmada la Ley de apropiación laboral por el Congreso de los Estados Unidos. Dicho documento establecía la creación de una patrulla fronteriza sujeta al Departamento del Trabajo, operando en las zonas límites con México y Canadá. Cabe mencionar que dos días antes había sido proclamada el Acta de inmigración de 1924, ley que limitaba la inmigración de extranjeros a territorio estadounidense y que estaba dirigida principalmente a refugiados de la Primer Guerra Mundial.

En sus inicios, la patrulla fronteriza no tuvo como objetivo principal limitar la entrada de mexicanos hacia Estados Unidos. De hecho, durante el periodo de la Ley Seca (1920-1933), la mayoría del personal fue trasladado a la frontera con Canadá debido al contrabando de bebidas alcohólicas como el licor. Fue hasta 1952 cuando la entrada ilegal de mexicanos tomó relevancia para el gobierno estadounidense, misma que sigue vigente hasta estos días. Ese mismo año se les permitió a los agentes fronterizos arrestar a cualquier mexicano que estuviera en Estados Unidos de manera ilegal, con ello comenzaron las deportaciones que ahora siguen bastante vigentes. Desde 1952 hasta la actualidad la patrulla fronteriza se ha vuelto un eje fundamental para entender lo complejo que es aquel espacio, siempre tema central de la política entre ambos países, al cual denominamos frontera entre México y Estados Unidos.

 

POR IGNACIO ANAYA MINJAREZ

abr

¿Te gustó este contenido?