Fonacot atenta contra acreditados

Creó un fondo con recursos para apoyar a sus acreditados, aunque si no hay solvencia, no pagará de su bolsa

Engge Chavarría / Tinta y papel / Heraldo de México
Engge Chavarría / Tinta y papel / Heraldo de México

A pesar de que el Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Fonacot) no está facultado para manejar recursos de terceros, echó a andar el Fondo de Protección de Pagos, con el que almacenará las contribuciones que los acreditados otorguen para respaldarse en caso de desempleo, incapacidad permanente o total, o fallecimiento.

Sin embargo, lo más grave es que los Lineamientos con los que se regirá, liberan a dicho Fondo de cualquier obligación en caso de quedarse sin recursos.

El pago de los beneficios está supeditado a la suficiencia del Fondo, por lo cual, éste los cubrirá hasta por el monto de recursos disponibles, en cuyo caso, el Infonacot no responderá por la suficiencia de recursos en el Fondo ni estará obligado a realizar aportaciones al mismo.

En caso de insuficiencia de recursos en el Fondo, las aportaciones futuras no podrán emplearse para el pago de beneficios anteriores, se lee en el documento, a propósito de los eventos que únicamente son cubiertos por aseguradoras.
 
El asunto fue impulsado principalmente por el propio Director del Instituto, Alberto Ortiz Bolaños, quien fue colocado por el actual gobierno, a pesar de que no cumplía con los cinco años de experiencia que exige el artículo 27 de la Ley del Fonacot para el desempeño de sus funciones.
 
Así, con apoyo del Director General Adjunto de Crédito y Finanzas, Roberto Barrera Rivera, el Fondo de Protección de Pagos fue puesto en operaciones desde el  1º de agosto.

De entrada, el equipo de Arturo Herrera en Hacienda comentó en un pronunciamiento que las labores del Fondo no constituyen las de una aseguradora, siempre y cuando se cumplieran dos condiciones: la primera, que el beneficiario fuera el propio Instituto; y que los recursos fueran usados hasta donde alcanzaran, es decir, que no existiera por parte del Fonacot la obligación del pago. 
 
Así, autoridades del Instituto se aprovecharon del pronunciamiento para solicitar únicamente que el Consejo Directivo tomara nota de la creación del Fondo, no obstante, debieron requerir su aprobación como lo hicieron con las Reglas de Operación y Lineamientos.
 
Sin importar que ambas acciones ocurrieron el 2 y 3 de septiembre, Fonacot informó a la BMV, de Jaime Ruiz Sacristán, que dicho Fondo se había constituido e iniciado operaciones con efectos al 1º de agosto
 
Con ello, además de aplicar la medida retroactivamente, también violentaron los Lineamientos que ellos mismos crearon, asientan que el Fondo se instalaría 15 días después de obtener luz verde. 
 
Ante este panorama, ¿Por qué Luisa María Alcalde, en su calidad de secretaria del Trabajo, no se ha pronunciado sobre dichas irregularidades? 

Hay que recordar que se aprobaron las Reglas de Operación y Lineamientos solo un día después de la opinión de Hacienda, pero no la creación del Fondo; por lo que este caso suena a un albazo que afectará a los bolsillos de los acreditados.

POR ENGGE CHAVARRÍA

[email protected]

@ENGGECHAVARRIA

eadp

¿Te gustó este contenido?