Fiscal irresponsable

No es la primera vez que Santiago Nieto da a conocer públicamente información de investigaciones a su cargo en la FEPADE

Santiago Nieto Castillo actuaba al filo de la ley, y lo sabía. La indebida revelación del ex Fiscal para la Atención de Delitos Electorales fue solo la última de una serie de polémicos hechos que cuestionaron su actuación. El problema es que su destitución será utilizada políticamente para sembrar dudas sobre la limpieza de la elección por venir.

Esta semana los senadores de oposición intentarán reinstalar a Santiago Nieto Castillo. Politiquería. No toman en cuenta la historia del ex fiscal mientras se mantuvo en el cargo, ni lo fundamental: hizo algo indebido.

Cualquier estudiante de Derecho sabe que un Fiscal tiene la obligación jurídica y ética de mantener la secrecía de las investigaciones a su cargo. Eso incluye todas las evidencias del caso. Santiago Nieto Castillo rompió ese principio. Violó el Código de Conducta de la PGR, lo que es imperdonable para un funcionario de tan alto nivel.

No solamente eso. Santiago Nieto Castillo además mintió. No mostró públicamente la carta de Emilio Lozoya Austin, pero aseguró el exdirector de Pemex le exigió exculparlo de los supuestos sobornos de Odebrecht y ofrecer una disculpa pública. Después, el propio Lozoya publicó su carta en redes sociales. Ese documento sellado de recibido por la FEPADE coincide con los detalles dados a conocer indebidamente por Nieto Castillo, pero en ninguna linea se exige absolver a Lozoya, ni una disculpa pública.

Hoy, la oposición acusa al PRI-Gobierno de querer propinar un golpe a la confiabilidad de la elección presidencial con la destitución de Nieto Castillo.  Sin embargo, ¿qué pasaría si la investigación contra Lozoya Austin se viniera abajo por las revelaciones indebidas del ex Fiscal? Es una irresponsabilidad inadmisible. Pero parece que eso no importa, el objetivo es sembrar la duda sobre la limpieza de la elección desde ahora.

No es la primera vez que Nieto Castillo da a conocer públicamente información de investigaciones a su cargo en la FEPADE. En noviembre de 2015, anunció públicamente que solicitó una orden de aprehensión contra Arturo Escobar, en ese momento subsecretario de Gobernación y dirigente del Partido Verde. De inmediato, Nieto Castillo fue criticado y denunciado judicialmente por revelar el contenido de una pesquisa federal y violar el debido proceso. Nieto Castillo politizó el asunto que se resolvió no conforme a la ley, sino con una negociación política.

Semanas más tarde, se supo que Santiago Nieto Castillo volvió a mentir, pero esta vez al Congreso.  Mientras se postulaba para convertirse en Fiscal Especial para la Atención de Delitos Electorales, omitió en su currículum que fue asesor de los Senadores del PRD. Por ese motivo se exigió su destitución. Sin embargo, las grillas y los intereses pudieron más que la ley y permaneció en el cargo.

¿Ése es el Fiscal electoral que defienden PAN, PRD, MORENA y otros? Santiago Nieto Castillo cometió un grave e injustificable error. Al país le urge un fiscal que sancione los delitos electorales, pero uno serio y profesional.

 

Columna anterior: Sin sorpresas en el PRI

¿Te gustó este contenido?