Firmas que se lleva el viento

Las elecciones tienen consecuencias, y la principal de la que acabamos de tener en Estados Unidos, es que los demócratas se quedaron con suficiente mayoría...

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

Especialmente cuando esas firmas son solamente expresiones de buena voluntad y buenos deseos, como en el caso del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, llámele usted TEMEC, T-MEC, MUSCRAT, o el bautizado por Donald Trump; USMCA.

Yo ando buscando respuestas que me expliquen porque firmar, el nuevo tratado como si fuera ya un hecho, cuando es un documento que ninguno de los congresos; Parlamento, en el caso canadiense, han ratificado.

Estoy de acuerdo en que las reuniones del G20, son tan áridas y faltas de encanto, que un poquito de salsa les haría mucho provecho. ¿Pero qué pasará cuando el Congreso de EU, que es al que conozco y me queda más cerca, se oponga a lo acordado entre los tres países? Y usted perdone que venga de aguafiestas, pero todos los que saben de estas cuestiones en Washington ya anticipan desde ahora que así será.

Viéndolo como expresión de optimismo y solidaridad tripartita, a mucha gente le parece una súper idea que en la reunión de las 20 economías más ágiles del planeta, a celebrarse a final de mes en Buenos Aires, los encargados del comercio de México, EU y Canadá le estampen sendas firmas a lo que fue una pesadilla de un año y un mes de negociación. Hombre, ¡pero que bonito! Lo que me intriga es el papelón que harán los tres gobiernos, cuando la Cámara baja de EU se niegue a aprobar lo que firmaron.

¿Y entonces que?

Las elecciones tienen consecuencias, y la principal de la que acabamos de tener en Estados Unidos, es que los demócratas se quedaron con suficiente mayoría en la Cámara de Representantes como para hacer lo que les de la gana.

No nos engañemos, la verdad es que en Washington el juego cambio. A los congresistas republicanos de Texas, Minnesota, New York, New Jersey y Virginia en esta elección, se los llevo la tía de las muchachas y los que llegaron en su lugar, ven como su misión en esta vida causarle gas y agruras a Donald Trump, aunque esto lleva un enorme contrasentido.

Permítame explicarlo: El Departamento de Agricultura de EU sin hacerle a la política dice que las ganancias agrícolas de ese país, 9,800 mdd, son menores en 13% a las de 2017. La culpa la tienen las atrabancadas políticas comerciales de Trump. El nuevo acuerdo debería ayudar a que esas ganancias suban otra vez. El problema es que el acuerdo entraría en efecto hasta 2020 y para entonces habrá otro pollo aún mayor que desplumar… La elección presidencial.

Así que olvídese, los nuevos políticos demócratas vendrán en enero a hacer política, y ningún acuerdo comercial, por tripartita que sea se los va a impedir. Conclusión: Espere usted que cuando el Congreso en Washington revise el acuerdo, querrá alterarlo con nuevas condiciones de protección ambiental y con más reglas laborales que deberán uniformar a los 3 países.

¿Y quien se los va a impedir? ¿Trump? Por favor. Le repito, las elecciones tienen consecuencias.

 

*Periodista

[email protected]

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo