Fernando Mora: ataques a la libertad de expresión

Para la actual administración, las cifras no son muy promisorias. En cinco años se han contabilizado 38 muertes


La situación que los periodistas hemos enfrentado en México en las últimas décadas amerita el estudio e investigación del fenómeno, para ello, debemos partir de analizar la situación que vivimos y el deterioro de los derechos fundamentales; ya que para que los derechos humanos y la libertad de expresión sean viables, es necesario un sistema democrático funcional de fondo y forma; un estado de derecho sólido; una economía equitativa que distribuya la riqueza y los bienes; así como que la población tenga acceso a servicios, con niveles de educación, conciencia cívica en constante mejora que permita establecer y planear políticas públicas que brinden prevención, al igual que protección a periodistas y medios de comunicación.

No es válido que los interesados en el tema, particularmente organizaciones extranjeras, sólo se aboquen a levantar la voz, y señalar a las autoridades sin participar activa y decididamente en impulsar acciones que den solución a la problemática.

Analizando los atentados a la Libertad de Expresión en los últimos años, podemos encontrar que el año más violento que sufrió el periodismo en México ha sido 1986, con 12 periodistas asesinados, es decir un comunicador abatido por mes; pero nada lejos estamos de superar dicha cifra, ya que en los años 2017 y 2016, son 11 los periodistas que han perdido la vida por cada año, dando un total de 22 periodistas asesinados en menos de 20 meses. Durante el presente año, basado en cifras, se ha registrado un promedio de casi 2 asesinatos a periodistas por mes.

Para la actual administración, las cifras no son muy promisorias, en 5 años de administración, se han contabilizado 38 muertes de comunicadores; teniendo en el presente año y en el 2016, los picos más altos de violencia a periodistas, como se señaló anteriormente. Es de resaltar la cifra de 38 periodistas asesinados durante la actual administración, porque aun faltando un año entero y lo que resta del presente, la tendencia podría indicar que el número de muertes podría alcanzar o superar la cifra de asesinatos que hubo en el sexenio de Felipe Calderón, que durante su gestión se pudieron registrar 48 periodistas fallecidos; durante los años de 2008 a 2010, se contabilizaron 29 muertes, teniendo en 2008 y 2010, diez muertes por cada año respectivamente; mientras que en el año 2009 se registraron 9 asesinatos a comunicadores.

Faltan 4 meses para cerrar 2017, y el panorama no luce nada promisorio para el ejercicio periodístico y la libertad de expresión, ya que en diferentes trabajos de investigación, se han detectado graves deficiencias en el marco legal que por muchos años se han incumplido; así como en la operación del mecanismo de protección a periodistas, y en las acciones que a nivel municipal y estatal deben llevarse a cabo, en cumplimiento a lo dispuesto por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

*Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la libertad de expresión

¿Te gustó este contenido?