Extinción de dominio, una vacilada

La extinción de dominio es la figura más idónea para recuperar los activos derivados de hechos de corrupción

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Los senadores que integran las comisiones de Puntos Constitucionales de Justicia y de Estudios Legislativos, descubrieron que la extinción de dominio es una herramienta ineficiente para el combate a la estructura financiera de la delincuencia organizada y desorganizada, por lo que proponen modificarla para dotarla de mayor funcionalidad.

La extinción de dominio es la figura más idónea para recuperar los activos derivados de hechos de corrupción o actividades ilícitas, explican los legisladores, pero su aplicación enfrenta actualmente más obstáculos jurídicos que una carrera de 100 metros con vallas. ¿O sea que todo lo que nos dijeron sobre las bondades de ese mecanismo fue de dientes para afuera? Pregunta el respetable. Pues algo así, responden los que saben de estos asuntos.

Para corregir las fallas, los senadores de la susodicha comisión proponen reformar el artículo 22 de la Constitución, para que sea el Ministerio Público el que ejercite la extinción de dominio a través de un procedimiento jurisdiccional de naturaleza civil y autónomo del penal. Las autoridades competentes de los distintos órdenes de gobierno le prestarán auxilio en el cumplimiento de esta función, precisa el texto.

La extinción de dominio será procedente sobre bienes de carácter patrimonial cuya legítima procedencia no pueda acreditarse y se encuentren relacionados con las investigaciones derivadas de hechos de corrupción, encubrimientos, delitos cometidos por servidores públicos, delincuencia organizada , robo de vehículos, recursos de procedencia ilícita, delitos contra la salud, secuestro, trata de personas y delitos en materia de hidrocarburos, señala el texto del 22 que se pretende modificar. ¡O sea, nada de que los Picasso, Rembrandt…, así como inmuebles, joyas, dólares, euros, pesos… me los heredó mi mamá! Pues a ver si ahora sí le dan al clavo, acotan los escépticos.

 

AGENDA PREVIA 

Por motivos de salud…financiera, dicen los malosos, el subgobernador del Banxico, Roberto del Cueto, renunció al puesto que tenía asegurado al menos hasta el año 2022. Del Cueto se suma a la larga lista de funcionarios del Banco Central que ante la baja de salarios que por decreto acordó Martí Batres, están saltando del barco, forrados de billetes, claro. Y no es para menos, pues de ganar un salario muy superior al tope que se fijó en la nueva ley, menos las prestaciones de las que gozaban los empleados y altos funcionarios de esos bancos no sólo resultan humillantes, sino que a muchos no les conviene. Dicen que quienes en alguna ocasión fueron gobernadores y subgobernadores de Banxico se acomodaron en varias instituciones financieras privadas, tanto nacionales como extranjeras, en donde están ganando un salario de por lo menos 1 kilo de verdes mensuales. Los más fregados ganan 5 kilos al año. Otro que renunció fue el presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda, aunque por tener una visión diferente a los funcionarios del sector que entrarán el 1 de diciembre.

[email protected]

@LUISSOTOAGENDA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas