Exigen avicultores a economía eliminar cupos y fijar aranceles, pendiente con Guajardo y Márquez evalúa

*Problemas al reclutar en Jóvenes Construyendo y alarma en IP por riesgos; CAMIMEX cabildeo vs otros impuestos ecológicos; retomará Sordo Madaleno oferta de CERPIS

Alberto_Aguilar
Alberto Aguilar / Nombres, Nombres, Nombres / Heraldo de México

SI DE EXPEDIENTES comerciales complicados se trata, resulta que ahora mismo hay otro rubro en espera de decisiones importantes por parte de ECONOMÍA que lleva Graciela Márquez, las cuales se estima que son nodales para su estatus actual y futuro.

Se trata del rubro avícola compuesto por unas 450 compañías localizadas en todo el país y que por cierto son las responsables de un 60% de la proteína animal que consumimos los mexicanos.

Los últimos tiempos no han resultado sencillos para los productores de pollo y huevo, puesto que si bien se ha crecido de entre 2% y 3% anual, se está por debajo de la dinámica que ha mostrado esa industria a nivel mundial que se ubica entre 5% y 6%.

Ciertamente la influenza aviar fue todo un reto en los últimos años, pero digamos que dicha problemática está bajo control, salvo por un par de brotes que aún se tuvieron en 2018 en granjas pequeñas.

De ahí que hoy el foco de la Unión Nacional de Avicultores (UNA) que preside César Quesada, que es la principal agrupación del rubro con unos 42 grupos que significan el grueso de la producción, está en detener el producto importado que llega a México en condiciones de dumping.

En este rubro hay firmas que no requieren de muchas presentaciones como Bachoco de Francisco Javier Robinson Bours en pollo, la misma Pilgrims de Charles Von der Heyde o en huevo Proteína Animal de Manuel Romo con Huevo San Juan o El Calvario que fundó Seferino Romero. Todas son muy conocidas puesto que llegan al consumidor final vía autoservicios que son el 30% de las ventas.

Desde el 2012 la industria avícola logró comprobar ante el gobierno daño por las importaciones de pollo que llegan al país. Dada la epidemia de influenza, la aplicación de las sanciones arancelarias se detuvo.

Dado que ese riesgo desapareció, desde el sexenio pasado se ha insistido con ECONOMÍA entonces a cargo de Ildefonso Guajardo para que la UPCI con Víctor Manuel Aguilar al frente aplicara los aranceles.

El asunto sigue pendiente. Lo cierto es que con una producción local de pollo de 3 millones 485 mil toneladas, aún se importaron en 2018 un total de 517 mil toneladas que son el 14.8% del consumo.

Son pierna y muslos desde EU y pechuga desde Brasil y otras naciones con las que México no tiene tratados comerciales, envíos que obviamente limitan la capacidad de crecimiento y las inversiones de las firmas mexicanas que mantienen un inventario de 250 millones de pollos anuales.

Evidentemente el producto importado no genera empleos y tampoco paga impuestos (aranceles e IVA), situación que ya se planteó a ECONOMÍA y que conoce la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, quien hasta ahora no ha tomado ninguna decisión en concreto.

La industria insiste en que deben eliminarse los cupos que se abrieron en el contexto de una etapa de emergencia y que se retome la imposición de aranceles al producto importado que llega en condiciones desleales.

La exigencia también es conocida por SAGARPA de Víctor Villalobos y encaja con el esfuerzo de autosuficiencia alimentaria que se promueve.

Veremos lo que determina ECONOMÍA, la cual aún deshoja la margarita.

 

***

Y OTRO FOCO de preocupación que ha surgido entre las empresas y obviamente en los organismos que integran el CCE que preside Juan Pablo Castañón, tiene que ver con la implementación del programa Jóvenes Construyendo el Futuro mismo que se impulsa desde la STPS a cargo de Luisa María Alcalde. Más allá de la buena voluntad de contribuir para apoyar a becarios, el problema es que se exige a las empresas brincarse los procesos de reclutamiento ya estandarizados, para que la contratación se haga a ojos cerrados y sin ninguna prueba de selección. Los riesgos son enormes. Las compañías podrían tener infiltradas a personas de dudosa honorabilidad o al servicio de organizaciones criminales. Así que en los próximos días seguramente habrá que pulir este delicado asunto que así como está de plano no va a caminar.

 

***

AUNQUE LA RESOLUCIÓN en la SCJN que preside Arturo Zaldívar para resolver la controversia constitucional del impuesto ecológico que se impulsó en Zacatecas por Alejandro Tello quedó pendiente la semana pasada, esto por la pesada carga a desahogar, en la industria minera se da por un hecho que el fallo será en perjuicio de las empresas. De ahí que al interior de CAMIMEX, cámara del rubro que lleva Fernando Alanís, se apresten a realizar un intenso cabildeo para detener cargas similares en otras entidades, o sea que de inmediato se reaccionará más allá de que el derrotero de este expediente aún no se sella.

 

***

POR LO MENOS en el primer semestre no se visualiza una gran actividad bursátil. Enero resultó flojísimo por el ambiente de incertidumbre que prevalece, máxime que en 2019 la economía crecerá alrededor del 1.5%, o sea por debajo del promedio de los últimos años. Pero más allá de lo anterior, quienes sí están decididos a continuar con su oferta de Certificados Bursátiles Fiduciarios de Proyectos de Inversión (CERPIS) son los de Grupo Sordo Madaleno (GSM) que dirige Javier Sordo Madaleno de Haro. Su intención es estar listos para el segundo trimestre. La colocación que quedó pendiente de año pasado, andaría sobre 7 mil 500 millones de pesos. Está al frente de la misma José Juan Sordo Madaleno, timón financiero de esa firma. Se lo transmito al costo.

[email protected]

@aguilar_dd

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRuy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Lo que se quemó