Evo los deja vestidos y alborotados

Sin decir “agua va”, el ex mandatario boliviano deja México y reaparece como refugiado en Argentina

Alfredo Gonzalez
Alfredo González Castro / A fuego lento / Heraldo de México /

Con las ganas y la coperacha, que nunca hicieron, se quedaron los diputados de Morena y del PT, y algunos integrantes del gobierno federal, porque el boliviano Evo Morales se fue de México para establecerse en Argentina, donde continuará con su carrera política.

Dejó vestida y alborotada a la 4T que, sin el menor asomo de duda, le dio asilo cuando fue obligado a renunciar a la Presidencia de su país el pasado 10 de noviembre.

Incluso, el 6 de diciembre, día en que salió de México para viajar a Cuba, de manera oficial se informó que su ausencia era temporal y que sólo era para atender un padecimiento.

Pero no fue así.

Llegó a nuestro país el 12 de noviembre, y ayer, un mes después, el canciller argentino, Felipe Solá, informó que Evo y algunos ex integrantes de su gabinete se quedan de manera permanente en Argentina, no como asilados, sino en calidad de refugiados políticos.

Este hecho generó opiniones encontradas, como lo hizo en México, aunque en nuestro país le hicieron más fiesta que a una quinceañera.

Varios representantes de la 4T, lo mismo legisladores que funcionarios públicos, lo fueron a ver para tomarse la foto y ofrecerle las perlas de la virgen.

Lo que la gran mayoría no sabía es que el ex mandatario boliviano sólo estaba de paso.

A la luz de estos acontecimientos, vale la pena retomar parte de las declaraciones que hizo Evo en la entrevista que concedió a El Heraldo de México, un día antes de abandonar territorio mexicano.

A la pregunta de si está triste y como león enjaulado, el ex mandatario andino dijo que: Es parte de la vida política, estaba encarcelado, procesado, confinado, como político antiimperialista sólo me faltaba asilo y lo he cumplido todo.

Dijo que no se retirara de la política y su deseo es estar en su país para ayudar a la transformación. Eso sí, aclaró que ya no participará como candidato.

Al preguntarle cuál fue su principal error antes de su separación del cargo, comentó que no se perdona haber aceptado postularse por cuarta ocasión.

En pocas palabras, le pesó la reelección, querer ir por otro periodo de gobierno.

•••

Incierto es el futuro del embajador de México en Argentina, Ricardo Valero, tras verse envuelto en un escándalo por el robo de un libro en aquel país.

Esta semana fue llamado a cuentas en México y lo que me dice un alto funcionario del gobierno federal es que hay pocas posibilidades de que regrese a la representación diplomática.

Su estado de salud es más delicado de lo que parece, por lo que la consigna en la 4T es no hacer leña del árbol caído.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: El huésped dos alegrías da: una cuando viene y otra cuando se va.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO

[email protected] 

@ALFREDOLEZ

abr

¿Te gustó este contenido?