Eufóricos los dos Carlos

Carlos Salazar afirmó que “era un día memorable”, mientras que Carlos Slim dijo eufórico: “Hay mucha confianza”

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Como por arte de magia, la confianza en el país de inversionistas nacionales y extranjeros regresó después de que el lunes pasado el director de la CFE y el Presidente de la República doblegaron a los empresarios y firmaron la negociación sobre los gasoductos.

Algunos analistas financieros y bursátiles bisoños, y no bisoños, se atrevieron a decir que la firma del susodicho acuerdo era un parteaguas; que la incertidumbre y el miedo para hacer negocios en México –que empezó desde el 1 de julio del año pasado cuando Andrés Manuel López Obrador ganó la elección presidencial, y aumentó en los primeros nueve meses del gobierno de la 4T–, desapareció el lunes por la noche gracias a tan importante acontecimiento. El dirigente de los cupuleros, Carlos Salazar, quien encabezó la comentada negociación, afirmó que era un día memorable porque reflejaba la voluntad del gobierno en dar certidumbre a todos los empresarios, mientras que el ingeniero Carlos Slim declaraba eufórico: Hay mucha confianza. ¡Nada más les faltó proponer izar la bandera nacional a media asta!

Los perplejos que asistieron a la conferencia mañanera del martes, no daban crédito a las declaraciones de ambos personajes. Pero se fueron de… espaldas cuando Salazar se deshizo en elogios hacia la 4T, del presidente y del director de la CFE. (…) tenemos una estabilidad macroeconómica envidiable, las finanzas se han manejado con una pulcritud impresionante, volvemos a alcanzar superávits primarios, están todas las cosas puestas para que el país arranque un proceso de inversión…, afirmó. Por su parte, el ingeniero Carlos Slim casi se apodera del templete para gritar: Hay mucha confianza por parte de los inversionistas para ejecutar o para invertir; hay mucho interés. ¿Y entonces, por qué no le han metido parte de los 32 mil millones de dólares que prometió el sector empresarial? Preguntaron los aguafiestas.

Pues porque estamos esperando la inversión masiva del gobierno federal, respondió. Pero cuando se echen a andar los proyectos faraónicos, las cosas van a ser muy diferentes, quiso decir. Y fue por más cuando afirmó: Yo estoy convencido que vamos a crecer bien y pronto; no este año, probablemente éste no crezcamos, pero eso es intrascendente. Lo relevante es que hay un potencial y grandes posibilidades de crecimiento, como se han planteado a través de estas grandes inversiones y que los recursos ahí están y que los proyectos ahí están.

La euforia de Slim le hizo recordar al columnista aquella declaración banquetera, a modo de pregunta, que hizo cuando ya como dueño de Teléfonos de México asistió a la ceremonia del cruce de acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York, en donde se refirió a la desincorporación de empresas paraestatales: No me vi muy alfombrita con el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Nada más poquito, le dijo el columnista, quien estuvo presente en dicho evento. Pero hablando en plata y siendo honestos: ¿Alguien cree que a partir de hoy los empresarios le van a meter lana a un contrato que no saben si se va a respetar?

POR LUIS SOTO
[email protected]
@LUISSOTOAGENDA

lctl

¿Te gustó este contenido?