¡Momento!…

La aún delegada en Tlalpan se acercó a la gente que la ha apoyado y les dijo: “no se preocupen, para ustedes trabajo va a haber”


El jueves por la noche la reunión de los grupos encabezados por los aspirantes a la Jefatura de Gobierno y la presidenta del Consejo Estatal de Morena se reunieron por los rumbos de Tlalpan, para empezar a acordar espacios y propuestas en las candidaturas a diputaciones tanto locales como federales. Para todos los presentes era claro que ya había una decisión, Claudia Sheinbaum encabezaría el proyecto en la Ciudad de México.

Sabedora de contar con la mayoría de los apoyos, sobre todo el más importante de Andrés Manuel López Obrador, se sentó a la mesa con una actitud conciliadora y empezaron a revisar las listas de los posibles coordinadores, que se convertirán en los candidatos de Morena para el 2018.

Ya se había hecho una primera depuración de las listas, antes de la reunión,  porque la convocatoria para registrar a coordinadores fue abierta; para la selección de las 33 diputaciones locales en la mesa se pusieron los nombres de 428 aspirantes.

Aparecieron referentes, padrinazgos, amigos, además de cuadros políticos que tenían alguna relación con los cuatro aspirantes a la Jefatura de Gobierno. Y como se daba por hecho que Sheinbaum tenía la candidatura más importante, empezaron a bajar de la lista los nombres de la gente cercana a ella. Hasta que puso las manos sobre la mesa y con firmeza les exclamó ¡momento!

Al poco rato la aún delegada en Tlalpan se acercó a la gente que la ha apoyado y les dijo: no se preocupen, para ustedes trabajo va a haber.

Las encuestas dan a Morena como ganadora de la elección en la Ciudad de México para el 2018 y el margen de diferencia con los otros partidos va creciendo; por eso para muchos políticos este es el momento de colocarse y asegurar un espacios para su grupo en cargos de elección popular tan cotizados en estos tiempos.

Cual tribus empezaron la repartidera de distritos, para integrar las ternas que después serán sometidas a una negociación o encuesta, aunque a estas alturas los ejercicios de medición de Morena son bastante sospechosos porque los encuestadores fueron invisibles este fin de semana.

Martí Batres metió el mayor número de candidatos a diputados locales en las ternas, sólo en cuatro distritos no hay gente suya; ya se verá cuántos realmente alcanzan a llegar a las boletas con el visto bueno de Andrés Manuel López Obrador, porque el escenario ideal es que Jefatura y Congreso trabajen juntos.

 

A LA VUELTA

Dolores Padierna ha dicho que va por la candidatura a la Jefatura de Gobierno por el PRD y al mismo tiempo su esposo René Bejarano, cabeza de la corriente Izquierda Democrática Nacional, amenaza con dejar el sol azteca si el Frente Amplio Democrático postula un candidato de extracción panista. Eso suena a gritos desesperados para que les abran la puerta en el otro partido.

 

Columna anterior: La moneda de morena está en el aire

¿Te gustó este contenido?