Amenazan la Barranca de Tarango

Una modificación del GCDMX permite la edificación en una área privilegiada y con alta plusvalía, sin importar el impacto para los habitantes de la capital


A una de las zonas de recarga de mantos freáticos más importantes de la Ciudad de México, le cambian la calidad como Área de Valor Ambiental Barranca de Tarango y crean un Sistema de Actuación por Coorperación de la Zona. Esta modificación permite la edificación en una área privilegiada y con alta plusvalía, sin importar el impacto que tendrá esa decisión para los habitantes de la capital.

Colonos, miembros de Comités Ciudadanos, Asociaciones de Vecinos presentaron una demanda contra la Acción Pública ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo para que se suspenda el acuerdo publicado por el Gobierno de la Ciudad de México, el 30 de junio de 2017.

En la ciudad el crecimiento inmobiliario ha sido voraz, el valor de la vivienda se disparó en los últimos años, se convirtió en un gran negocio; sin embargo, no se aprecian obras de mitigación ambiental.

Las lluvias torrenciales, la escases de agua, las altas temperaturas no son gratuitas, son consecuencia del cambio climático, por eso es tan importante cuidar las zonas de reserva y recarga de la ciudad.

Fue un Decreto del 22 de julio de 2009, el que dio el valor de Barranca a Tarango se trata de 268.81 hectáreas aproximadamente, ahora por medio de un Acuerdo quieren modificar el uso del suelo. Legalmente un Acuerdo no está por encima de un Decreto.

En la declaratoria se estableció que la ¨zona de cañadas del poniente de la Cuenca de México constituye una de las regiones de mayor importancia para la infiltración de agua y recarga de los mantos acuíferos, fenómeno del cual no es ajena la Barranca de Tarango, que por su parte, cumple satisfactoriamente la función señalada dado que su superficie no está sellada por el asfalto, como sucede con la gran mayoría de las cañadas vecinas, sino que se ha conservado libre y con vegetación, razón por la cual la pérdida o detrimento de esta función puede tener consecuencias fatales si atiende a la escasez de agua que prevalece en la Ciudad de México¨.

Eso aseguraban las autoridades hace ocho años, ahora para la Barranca de Tarango, ubicada en la delegación Álvaro Obregón, el Gobierno de la Ciudad de México, asegura que se mantendrá la protección del área con un parque de 27 hectáreas de las 268; aunque, los biólogos que participan en esta acción ciudadana, aseguran que será como un popote en una alberca.

La nueva disposición señala que los desarrollos inmobiliarios que se ubiquen en la zona deberán apegarse a la normatividad vigente y los lineamientos del Sistema de Actuación por Cooperación. Es momento de poner un alto al negocio y pensar en el futuro de la ciudad.

A LA VUELTA

Taxqueña, Cuauhtémoc, Tláhuac, Homero, Horacio, Santa Ana, División del Norte, Circuito, Periférico, no importa si es zona popular o exclusiva, la ciudad estaba llena de hoyos antes de las lluvias; ahora verdaderamente intransitable, basta darse una vueltecita por la Picacho Ajusco.

 

Columna anterior: Cuando las minorías mandan

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro