Espectáculos picantes, divertidos y… preocupantes

En su última presentación, en plenos días de guardar y recogimiento, el Presidente dejó perplejos a juristas, ex presidentes...

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México
Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

Lo que nadie puede negar es la capacidad que tiene el Presidente de la República para montar espectáculos con el fin de mantener entretenido a todo el público. No respeta credos ni religiones, mucho menos los días de guardar que en los regímenes priistas y panistas servían para recogerse y reflexionar sobre la vida política del país. Desde el arranque de su administración ha puesto en escena, con ayuda de los integrantes de su gabinete y, en ocasiones, de algunos patiños, varios shows picantes, divertidos y a veces preocupantes.

La guerra contra el huachicol, la delincuencia organizada y desorganizada; el combate a la corrupción y a los órganos reguladores; el fin del neoliberalismo, el establecimiento del neopopulismo… son algunas de las obras montadas en los casi cinco meses de administración. Todas ellas han tenido al filo de la butaca a los espectadores tanto nacionales como internacionales, quienes no recuerdan a un mandatario mexicano con esa capacidad de histrionismo —ni Vicente Fox— pero también de valemadrismo, sobre todo a la Constitución.

La última de sus representaciones, en plenos días de guardar y de recogimiento, dejó perplejos a juristas, ex presidentes, opositores políticos, detractores, analistas políticos, económicos y financieros, incluyendo a los bisoños quienes indignados le reclamaron el memorándum para darle cuello a la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto, mientras se concertacesiona con la CNTE y con el SNTE una nueva. Y si no les gusta vayan a quejarse a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en donde dicho sea de paso tiene a algunos ministros incondicionales.

Tratando de explicar lo inexplicable, el senador Ricardo Monreal se refirió a la línea del jefe del Ejecutivo sobre este espinoso asunto, misma que por supuesto apoyará Morena en el Legislativo. El Congreso agotará todas las vías de negociación para tener en breve una ley justa en materia educativa, como respuesta al compromiso de la Cuarta Transformación que prioriza el derecho de los mexicanos a la educación, dijo Monreal.

Y para que no haya duda de la línea de AMLO a Morena, sellada con chilaquiles y queques en aquel desayuno, Monreal subrayó: Las y los senadores de Morena escuchamos y coincidimos con el Presidente en la urgencia de revocar los efectos perniciosos de la Reforma Educativa, por lo que el Congreso agotará todas las vías de diálogo y negociación necesarias para tener cuanto antes una legislación que no sólo corrija los errores cometidos, sino que dignifique a cada uno de los actores que intervienen en los procesos educativos: madres y padres de familia, directivos, docentes y, sobre todo, niñas, niños y jóvenes de nuestro país…

Nuestro compromiso es que este proceso siga su curso en las Cámaras, donde atenderemos los planteamientos expresados en el memorándum, junto con los formulados por otros actores participantes. Tenemos muy claro que nuestro deber es la salvaguarda del Estado de Derecho y la observancia categórica de la Constitución, y que las reacciones de los opositores sólo pretenden eludir su responsabilidad en el fracaso de sus gobiernos y su política educativa.

¡Y háganle como quieran! Le faltó decir. Aunque no era necesario.

 

[email protected]

@LUISSOTOAGENDA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas