Escuchar a México

Son tiempos de México, no son tiempos de proyectos personales ni de los partidos. Es tiempo de hacer alianzas con la gente, y para eso hay que escuchar


Hoy México vive tiempos de incertidumbre económica, miedo por la inseguridad e indignación por la corrupción y la decadencia de la política, así lo reiteró Margarita Zavala poco antes de subir al autobús que la llevaría a recorrer el país.

Treinta y un días, 32 estados, 45 ciudades, 18 mil kilómetros por rodar con un objetivo básico: escuchar. Lo mismo propuestas, demandas, preocupaciones y muy importante, sentires de los mexicanos. Sí, sentir a México para ir sumando uno a uno los mandatos y necesidades, y entonces, plantear las acciones.

 

A menos de una semana del inicio en Querétaro, ha tocado por tierra 9 estados para construir el proyecto de nación que tantas voces en mayoría aclaman. Recorrer, no para convencer o imponer como acostumbran otros, sino para en cada metro avanzado ir dando sentido a escuchar y a servir.

 

Un andar acompañado por mexicanos que trabajamos, creemos y queremos viable un México mejor para los casi 120 millones de mexicanos, pensando en sus casi 32 millones de jóvenes de entre 15 y 29 años, en un entorno en donde las diferencias se puedan resolver privilegiando el diálogo, con hechos. En esta ruta, se habla menos y se escucha más.

 

Aquí se escucha más a la ciudadanía, a las amas de casa que son verdadero sustento moral de las familias mexicanas, a los jóvenes y estudiantes, generadores y motores de ese México mejor que reclaman con todo derecho, que lo han diseñado a futuro y queremos ayudarles a verlo realidad. Se escucha a los empresarios, productores y comerciantes, que representan la fuerza de la economía nacional, a los servidores públicos, maestros, campesinos, indígenas, deportistas, sindicatos, se escucha a todos. Se les escucha porque sus ideas pondrán el blanco para guiar al país en beneficio de todos.

 

Esto parte y surge de la sociedad, es un recorrido inédito en la historia moderna de la política. Margarita Zavala va por México, está con México. Sabe urgente que los políticos hablen menos y hable más México, que no se debe gobernar desde las ideas, ofertas o propuestas preconcebidas mercadológicamente, sino desde lo que México siente.

 

Son tiempos de México, no son tiempos de proyectos personales ni de los partidos. Es tiempo de hacer alianzas con la gente, que sean los mexicanos quienes definan y decidan por dónde, y para eso hay que escuchar, estar con ellos, ir por México.

 

No es casual lo que hoy reflejan algunas encuestas, aunque a algunos les duela. Quien tenga más capacidad de escuchar, entender y construir un proyecto desde la sociedad, seguirá marcando el camino.

 

Se oye a gritos, ya no más políticos con visiones preconcebidas, no más gobiernos privilegiándose de las finanzas públicas y de la influencia de grupos, no más valores cuestionados por la descomposición justificada como cultural, no más silencios u oídos sordos a la hoy maltrecha y desaprovechada voz ciudadana.

 

Diacrítico: Ha quedado manifiesto quién va arriba y a la delantera. Los que se saben abajo, de adentro y de afuera, ya muestran desesperación y tratan de refugiar sus debilidades en posibilidades futuras, arropados por otros.

 

Columna anterior: ¿A qué le apuesta Anaya?

¿Te gustó este contenido?