Es momento de acciones, no de discursos

Es necesario hacer justicia, trabajar para erradicar este flagelo, reconstruir una sociedad lastimada y poco consecuente con lo que dice y hace

CHRISTIAN VON ROEHRICH / COLUMNA INVITADA
CHRISTIAN VON ROEHRICH / VICECOORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PAN EN EL CONGRESO CDMX

La violencia contra las mujeres es un mal que sigue lastimando a todas las sociedades, no podemos quedarnos ni quietos ni callados ante las demandas de quienes por años han pedido, desde una tribuna hasta en las calles, que sus derechos sean respetados.

Seis de cada 10 mujeres han sufrido agresiones físicas, psicológicas, sexuales o económicas, en su casa o en la calle, no hay garantías suficientes que permitan su tranquilidad en ninguna parte, por eso el grito cada vez es más fuerte y no podemos ser omisos ante estas demandas legítimas.

Luego de que el viernes pasado cientos de mujeres gritaron nuevamente ¡ya basta!, pero ahora con claras acciones, los ojos de México se posaron en ellas.

Pero no para entender su enojo, no para aceptar que han sido años de sordera y ceguera ante un reclamo que no busca otra cosa que el respeto a la vida, a la integridad y dignidad de las mujeres, sino para nuevamente etiquetarlas, ahora como vándalas.

La violencia contra las mujeres se vive todos los días, y no debe haber perdón para quien las ofende.

Es necesario hacer justicia, trabajar para erradicar este flagelo, reconstruir una sociedad lastimada y poco consecuente con lo que dice y hace. Eso, justo es lo que sigue, escuchar sí, pero para actuar en congruencia.

Datos, testimonios, sentencias de la Corte Interamericana, dan cuenta de las recomendaciones que expertas y expertos en el tema de violencia, han dado a nuestro país. Si bien las políticas públicas se hacen con evidencia y no por ocurrencia, basta echar un vistazo el día de hoy a la prensa de nuestro país y verán que datos o evidencias hay muchas.

Lo que sigue tiene muchos caminos; impulsar campañas de prevención de la violencia, de salud sexual, de mejorar la atención en los Ministerios Públicos otorgándoles capacitación con perspectiva de género, que les permita saber cómo actuar, y dar atención adecuada.

Las mujeres quieren y tienen todo el derecho de salir a las calles sin miedo.

Por eso, reforcemos políticas públicas que impulsen y beneficien a las mujeres, niñas y niños no podemos esperar más, el discurso y las voluntades quedaron rebasadas, es momento de acciones contundentes, por el bienestar de todas y todos.

Insisto, es momento de escuchar para construir, unir fuerzas para terminar con este mal. Es necesario asumir responsabilidad desde la visión de un poder que se ejerce, no para tener, sino para hacer.

La violencia contra las mujeres no es normal y no debe tolerarse, por ello seguiré trabajando para y por las mujeres, niñas y niños. Me uno al grito de ¡YA BASTA!

P.D. Hoy sabemos que el individuo que agredió al periodista Juan Manuel Jiménez era pagado para provocar más violencia, desde acá un abrazo solidario a Juanma; la violencia nunca se justifica, y no permitamos que este lamentable hecho desvíe la atención principal.

POR CHRISTIAN VON ROEHRICH

VICECOORDINADOR DEL GPPAN EN EL CONGRESO DE LA CIUDAD DE MÉXICO

edp

¿Te gustó este contenido?