Errores de las (pre)campañas

Quienes menos han logrado mostrar quiénes son, armar sus equipos de campaña y conectar con el electorado, son Anaya y Meade

Errores de las (pre)campañas

Los tropiezos no han faltado en ninguno de los candidatos presidenciales en la etapa de las precampañas.

Giselle Perezblas, Estratega de Comunicación, echa un vistazo a lo que ha sido esta “desgastante” etapa y lo que percibe de las campañas de los principales contendientes.

Pero de entrada pone sobre la mesa los puntos que considera estratégicos de esta contienda:

1.- El tema central de esta elección será: Sacar al nuevo PRI del poder vs Cómo mantenerse en el poder.

2.- La pelea se dará entre el Ciudadano y la Clase Política y sus batallas más importantes, donde medirán fuerzas, se darán en lo territorial y en lo digital.

3.- La inercia es negativa para cualquier aspirante que no rompa con el sistema. Si no hay rompimiento, están perdidos.

4.- Minimizar el poder del votante va a ser el gran error de la clase política.

La Directora de Auguro Estrategia y Comunicación considera que las campañas de los Candidatos del PRI y del PAN, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, han fallado en los tres factores básicos de la comunicación: “Coloquializar, humanizar y ciudadanizar a sus candidatos”.

Ambos (pre)candidatos, opina Pérezblas, comunican sólo acciones aisladas pero no conectan con las heridas sociales.

El líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, en cambio, “es el gran articulador del enojo social; no seduce, enfurece”

Meade y Anaya recurrieron demasiado temprano al ataque y no terminaron de construirse ellos mismos como candidatos: “No debieron hacer campañas de militantes sino de quiénes eran”.

De hecho, opina la estratega, los aspirantes del PRI y del PAN “adelantaron demasiado la campaña –la campaña comenzó con la precampaña- y no van a aguantar el desgaste”.

Pérezblas considera que Meade “está negando su ser, su naturaleza, sus logros personales. Nadie sabe, por ejemplo, si es demócrata o es liberal; su imagen es desprolija, no le ayuda. Y su equipo de campaña luce ajeno a él, “prestado e impuesto”.

Lo que necesita “es estrategas, no consultores”. Y lo más importante que debe saber es que “No puede defender al Gobierno y ser candidato”.

De Anaya opina que su equipo “aún no termina  de cohesionarse” porque tiene distintos orígenes. Su proceso interno “fue dictatorial” –como el de López Obrador-, le faltó conciliación y acompañar con un proceso de comunicación su elección.

Su propia imagen de pulcritud, afirma, corre en su contra.

En cuanto a Andrés Manuel –el más natural en cuanto a imagen y comunicación-  Giselle califica como errores el que AMLO haya  adelantado tanto el gabinete y haber hablado de una posible “amnistía” para enfrentar el tema del crimen organizado.

Para la directora de Auguro, “si López Obrador dejara a un lado su megalomanía, reconociera que requiere organización estatal, líderes locales y que el partido crezca, no hay forma que le quiten la elección”.

-0-

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena: “Bienvenidos Cuauhtémoc Blanco y la senadora, Gabriela Cuevas. La patria es primero. Juntos haremos historia.”

 

Columna anterior: Lozano, la figura del PRI

¿Te gustó este contenido?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota