Entorpecen la transición

El equipo de AMLO se enfrenta a la negativa para entregarles los padrones de los programas sociales

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

La transición no es tan tersa como pretenden hacer ver.

Integrantes del equipo del Presidente electo están enfrentando regateos en la información, desconfianza en algunas de sus contrapartes y hasta una especie de violencia pasiva, según nos describen algunos de ellos.

Ya se lo han hecho saber a Andrés Manuel López Obrador, pero el tabasqueño les ha pedido que aguanten vara, que no peleen, que tengan paciencia y sean cautelosos.

Pero la situación se está complicando en serio para algunos. Sobre todo en las áreas sociales.

Entre las barreras más importantes con que se han topado, mencionan: no les están entregando los padrones de beneficiarios de los programas sociales de ninguna dependencia.

Léase Sedesol (Desarrollo Social), cuyo titular es Eviel Pérez Magaña; Sedatu (Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano), encabezada por Rosario Robles; Sagarpa (Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación), que preside Baltazar Hinojosa); Diconsa y Liconsa (paraestatales operadoras del abasto granelero y de leche) cuyos directores son Orlando Olguín y Abelardo Manzo González, respectivamente.

Del lado del gobierno electo están considerando acudir al Instituto de Acceso a la Información (INAI) para ver si así les entregan los padrones.

El problema es que aún no cuentan con cargo oficial alguno y difícilmente los considerarían representantes de la transición o una figura semejante que obligara a las autoridades actuales a entregarles la información.

Los equipos de transición no tienen manera de avanzar en sus análisis, no cuentan con los datos para comparar los distintos padrones y evitar duplicidades, conocer rutas; y mucho menos tejer con claridad la fusión de Diconsa y Liconsa –como ya anunció Andrés Manuel López Obrador- para crear el nuevo organismo de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), que estará encabezado por Ignacio Ovalle.

Además, en diferentes dependencias han comenzado a pedirles a los futuros funcionarios que firmen acuerdos de confidencialidad sobre las reuniones de transición que se están llevando a cabo.

Y si bien, reconocen, en algunos casos llevan razón en el gobierno de buscar que nada se filtre, dada la importancia o la delicadeza de los datos que se manejan; no siempre, ni en todos los casos, es necesario ni subyace una buena intención. Los raspones están a la orden del día.

COORDINADORES ESTATALES EN PROBLEMAS.- La figura de los coordinadores estatales de programas para el desarrollo de la Presidencia de la República que creó López Obrador sigue enfrentando dificultades.

Resulta que los llamados gobernadores paralelos, inquisidores de los gobernadores ya se dieron cuenta de que ellos solitos –un coordinador por estado- no son suficientes para manejar todos los programas de las dependencias en los estados.

La idea de ahorrar recursos con su sólo nombramiento, en vez de un delegado por cada dependencia, parece que no es tan funcional como pensó el Presidente electo.

Los coordinadores estatales ya se dieron cuenta de que necesitan mucha más gente que los ayude.

Tanta que, hasta ahorita –y aún no pisan tierra realmente-, su red de apoyo ya va por arriba de trescientos…

Están a la espera de hablar con Andrés Manuel para ver qué les dice al respecto.

Claro, ellos quieren luz verde, porque si no, ni manera de sacar adelante el trabajo.

 

 

GEMAS: Obsequio de Mario Delgado, coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados: No quedará ni una coma de la Reforma Educativa.

[email protected] @MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo