Enrique Ochoa Reza: Volcán en erupción


El PRI enfrenta dos momentos decisivos en 2017. Competimos en procesos electorales en cuatro entidades cuya población conjunta supera los 28 millones de mexicanos: Veracruz, Coahuila, el Estado de México y Nayarit.

Nuestra meta es muy precisa: ganar 3 de 3 elecciones de gobernador y ser la fuerza política con más votos en los 4 estados en competencia. Pero en 2017 hay otro evento de extraordinaria relevancia para el presente y el futuro del PRI: nuestra 22 Asamblea Nacional.

La Asamblea Nacional es el órgano máximo de decisión de nuestro partido. Es la voz de la militancia en acción. El viernes pasado dimos el banderazo de salida. Serán 4 meses de intenso trabajo en todo el país. Los priistas decidimos tomar como modelo la 14 Asamblea, que encabezó nuestro líder histórico Luis Donaldo Colosio.

Aquella Asamblea fue como un volcán político en erupción. Se escucharon todas las voces; con total apertura; con visión crítica y autocrítica, pero –sobre todo– propositiva. Es justo lo que necesita nuestro país, un espacio de reflexión y propuesta local, regional y nacional.

Los problemas en una sociedad no se resuelven de una vez y para siempre. Dado que las soluciones son dinámicas, la propuesta histórica del PRI ha sido la construcción de instituciones para enfrentar los retos del presente y del futuro.

El Presidente de la República encabezó 13 reformas que se habían postergado por años. Son cambios que favorecen a nuestra generación, pero sobre todo a la de nuestros hijos y nietos. Son transformaciones –como lo fue el Tratado de Libre Comercio– que requieren una implementación transexenal para que florezcan y se distribuyan sus beneficios en todo el país. Pero en el presente ya se registran resultados palpables que acreditan la ruta. Pongamos ejemplos concretos.

La creación de 2.7 millones de nuevos empleos (más de lo que hicieron los gobiernos panistas, en el mismo período). El aumento en la cobertura de la educación media superior de 66 a 82 por ciento, como señal de la relevancia de la reforma educativa. La fortaleza de México como destino turístico, marcado por el aumento de 50 por ciento de turistas internacionales entre 2012 y 2016. La disminución de las tarifas de telefonía celular y de servicios de internet en 42 por ciento en los cuatro años de la reforma en telecomunicaciones. Ciertamente son pasos en la dirección correcta, pero en el PRI vamos por más.

Por eso la 22 Asamblea Nacional es una oportunidad histórica. El país enfrenta desafíos inéditos. Pero para superarlos hay quienes quieren retrasar el reloj un siglo. Hay quienes quieren llevar a México a la obscura caverna del populismo.

No pueden tener éxito: México merece un mejor destino. Tenemos que derrotar a las mesiánicas aves de rapiña que quieren llevar al país por una ruta populista que no ha funcionado en América Latina. El caso de Venezuela es la triste experiencia de los años perdidos en un fallido experimento político y económico autoritario.

El PRI es el partido más grande y más representativo de México. Este es el momento de actualizar la defensa de las causas ciudadanas. Sabemos que hay descontento y que la gente exige mucho más de nosotros.

No nos estancamos en el tiempo. Esta Asamblea Nacional priista expresará lo que debemos consolidar y lo que debemos corregir, para responder mejor a las exigencias ciudadanas.

Esos son los retos que asumimos los priistas hoy para defender un México libre, plural y justo.

*Columna invitada del presidente nacional del PRI.

¿Te gustó este contenido?