Canelo-GGG: la reivindicación del boxeo

Algunos escépticos creían que la pelea entre Gennady Golovkin y Saúl “Canelo” Álvarez se sumaría a la larga lista de decepciones del boxeo reciente. Sin embargo se equivocaron, el combate lleno de acción, de intercambio de golpes y emociones es ya un clásico, aunque ensombrecido por un polémico fallo de los jueces


Hace unos días, previo a la pelea por el título mundial unificado de peso medio entre Gennady Golovkin y Saúl Canelo Álvarez, el promotor, Oscar de la Hoya, hablaba de una trilogía, viable porque del boxeo se puede esperar cualquier cosa, pero desde mi punto de vista poco probable y exagerada, particularmente por los 35 años del kazajo.

Sin embargo, después de lo ocurrido el sábado por la noche en Las Vegas, la trilogía empieza a cobrar forma, máxime porque en un abrir y cerrar de ojos se estarían celebrando dos de los tres combates.

Y es que, aunque aún no hay nada definido, Álvarez y de la Hoya pueden ejercer una cláusula del contrato para una revancha directa, quizás para mayo, tratándose de un negocio posiblemente superior al del primer encuentro, que dejó más de 30 millones de dólares en taquilla, y alrededor de 2 millones de pagos por evento en la Unión Americana, con un costo de 70 dólares, o de 80 si se solicitaba en HD.

Además, pese al fallo polémico y que satisfizo a pocos, particularmente de la jueza Adalaida Byrd, que sorprendentemente sólo le otorgó dos asaltos a GGG, viendo ganar al Canelo por un amplísimo 118-110, al tiempo que Dave Moretti daba 115-113 para Golovkin y Don Trella concedía el empate en 114, no me cabe la menor duda que el público estaría deseoso de ver nuevamente a ambos sobre el ring.

La premisa ofrecía un combate lleno de acción y emociones, y se cumplió, a través de sólidos intercambios que levantaron al público de sus asientos convirtiendo a la pelea en un clásico instantáneo que reivindica al boxeo, tan golpeado recientemente por la escasez de grandes figuras, de enfrentamientos decepcionantes, y por el creciente número de aficionados que últimamente se han volcado por las artes marciales mixtas y la UFC.

En su presentación en Las Vegas, Golovkin demostró que está hecho para las grandes ocasiones, luego de una larga y difícil trayectoria a la espera de una oportunidad, que no llegaba, pese a sus marcas y títulos, simplemente porque los peleadores consumados le sacaban la vuelta.

En cuanto al Canelo, dio a mi parecer, el mejor combate de su carrera, ante el mejor enemigo posible, no hay más. Y aún así, un amplio sector de la tribuna que lo ovacionaba al inicio, terminó por abuchearlo. De cualquier forma Saúl se consolidó el sábado, aunque para dar el siguiente paso, tiene que derrotar al kazajo.

De acuerdo con Compubox, Golovkin lanzó más golpes, 703 por 505, pero Álvarez fue más efectivo, conectando el 33% contra el 31%. En golpes de poder asestados, una vez más el mexicano estuvo adelante, 42% frente al 32%.

De manera que hay que marcar en el calendario: mayo 2018, Canelo-Golovkin II.

 

Columna anterior: Por la supremacía: Canelo-Golovkin

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro