Los enredos de Anaya y su Frente Ciudadano

Al dirigente del PAN se le acaban las opciones, mientras el bloque opositor naufraga en un mar de declaraciones

Los enredos de Anaya y su Frente Ciudadano

El destape de Miguel Ángel Mancera, como virtual candidato del PRD, el surgimiento de más voces en contra del Frente Ciudadano, como la del tapatío Enrique Alfaro, y la rebelión en el PAN han cambiado el escenario de Ricardo Anaya para 2018.

Su empeño por convertirse en abanderado presidencial se diluye y, a una semana de que venza el plazo para registrar precandidaturas, el Frente que lo postularía prácticamente está reventado. Aunque hay voces que dicen lo contrario. Pero el joven maravilla se quedó con pocas alternativas: imponerse como candidato de un PAN al que sólo le quedan migajas —según el senador Ernesto Cordero— o hacerse a un lado y dejar que otro personaje se convierta en candidato. Si opta por la primera alternativa, sería la antesala de su suicidio político, con todo y que tiene el control absoluto del partido.

No cuenta con la estructura de calle suficiente para hacer una campaña exitosa. Y lo más importante, no tendría el apoyo económico de los 12 gobernadores panistas. La mayoría de ellos, siete, está en el bando de los rebeldes y así se lo han hecho saber. De hecho, son los que más presión le han metido. La última vez fue en una comida celebrada el lunes 27 de noviembre donde exigieron una definición clara sobre su nominación.

El compromiso del dirigente fue que esta semana habría una respuesta, pero para los gobernadores su palabra no es garantía de mucho o, mejor dicho, de nada. Además, es probable que ese ofrecimiento tome otro curso después del espaldarazo que dio la cúpula del PRD a Mancera.

La segunda alternativa del queretano es abrir un proceso democrático en el PAN, hacerse a un lado y dejar que otros, como Rafael Moreno (el más activo), Juan Carlos Romero Hicks y Ernesto Ruffo, compitan con piso parejo.

Eso acabaría con la mala fama que ha ganado dentro y fuera de Acción Nacional por su terquedad de dobletear como dirigente y suspirante. Uno de los gobernadores rebeldes nos comentó que si Anaya desiste de buscar la candidatura, nadie le pondría objeciones en otra posición de poder, como la coordinación del PAN en el Senado.

Con todo y todo, muchos ven lejana esa posibilidad. Los más allegados a Ricardo, como Santiago Creel, Diego Fernández y hasta el dirigente del MC, Dante Delgado, más que calmar las aguas le han echado más leña al fuego. Creel, brazo derecho de Anaya, ya dijo que el PAN va por todo o nada en el Frente; es decir, si el PRD no comparte la candidatura presidencial con el blanquiazul, éste no compartirá las otras posiciones en juego en el Congreso y los estados. Y si la cosa ya estaba color de hormiga, Dante le echó más sal a la herida, al proponer que el nominado del Frente sea un panista, o sea Ricardo Anaya, y Mancera compita por la coordinación del Senado, cosa que el PRD ya desechó.

•••
Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Donde ninguno manda, mandan todos. Donde todos mandan, nadie manda.

¿Te gustó este contenido?