Capítulo Intelectual, el punto fino del Tratado

A las empresas les interesa dejar las reglas claras del Capítulo Intelectual, dentro de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte


Ya le hablaba esta semana acerca del proceso de modernización del TLCAN cuya primera sesión se llevó a cabo en Washington, y al cual acudió una importante delegación de representantes nacionales.

Justo uno de los temas del que poco se ha hablado, pero resulta de gran relevancia por la actualidad en la que vivimos es el de la Propiedad Intelectual, el cual fue uno de los tres capítulos más grandes y extensos en este marco, que incluso se trató en dos días de la pasada negociación.

Y si bien es cierto que México es el tercer socio comercial de Estados Unidos, por lo que existen diversos temas que se pusieron sobre la mesa, nos cuenta que uno de los que más llamaron la atención es el comercio electrónico, mercado que de este lado de la frontera factura 257 mil millones de pesos anuales.

Uno de los portavoces de este tema que acompañó al Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, fue nada más y nada menos que Miguel Ángel Margáin, director general del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), quien planteó ante los representantes de los otros países los temas que se deberán de negociar, el tratado que se firmó hace casi 25 años no contemplaba, por ejemplo, el uso de Internet y mucho menos smartphones.

Otro de los temas que se abordaron y que se prometió no decir una sola palabra es el otorgamiento de patentes, pues para llevar a cabo este proceso se deberá regular los contenidos de Internet. Si bien es cierto que los tres países que integran este tratado son promotores de contenidos intelectuales, la propuesta de México no es en sentido proteccionista, sino de estandarizar y modernizar los institutos hermanos en las tres naciones.

En este rubro, nuestro país es ejemplo para otras tierras, de hecho, del 100% de las patentes que se producen en América Latina, 28 provienen de México, sólo rebasada por Brasil que genera 51 por ciento de éstas. De hecho, ocupamos un lugar en el top 10 de los países con mayor número de marcas registradas, esto de acuerdo con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), que preside Francis Gurry.

Además, somos el lugar número 11 de los 32 países que conforman la OMPI en cuanto al número de patentes otorgadas, con 9 mil 338 autorizaciones en 2015. No es para menos si en el país tenemos grandes incubadoras de talento, como el caso de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de Enrique Graue, que cuenta con 342 patentes.

A esta lista le siguen el Instituto Tecnológico de Monterrey, que dirige David Garza con 233; la Benemérita Universidad de Puebla de Alfonso Esparza con 194; el Instituto Politécnico Nacional (IPN), que lleva Enrique Fernández con 193; y la Universidad Autónoma de Nuevo León de Rogelio Garza, que tiene actualmente 161 patentes.

Columna anterior: Industriales, los más interesados en el TLCAN

¿Te gustó este contenido?