Enemigos unidos acorralan en Nayarit

Hoy es el primer debate de candidatos nayaritas y Guadalupe Acosta es uno de los principales consejeros de Antonio II. Asegura no ser rencoroso.


Dos factores tienen al panista Antonio Echeverría Jr. con posibilidades de ganar la gubernatura de Nayarit: la captura en EU del procurador Veytia del PRI por vínculos con el narco y su alianza con Guadalupe Acosta del PRD, lo cual llama la atención porque ha sido él quien ha dicho que se enteró por la prensa que Echeverría papá lo echó de la secretaría de Gobierno cuando administraron juntos el estado y luego lo metió en la cárcel para vengarse.

Antonio I fue producto de la primera alianza ganadora PAN-PRD, en el 99, y el promotor de esa coalición se llama López Obrador, entonces presidente del sol azteca.

La transición, sin embargo, se murió desde el principio. Echeverría metió a sus familiares en el partido, a los amigos y compadres en el gabinete y contrató, sin licitación para auditar su administración, al despacho Fryssinier y Morín, que era propiedad de su secretario de Finanzas, quien a la vez trabajaba para Echeverría en Alica, proveedora del gobierno.

En el proceso pasado, la senadora Martha García, mamá del Jr., buscó el regreso al trono: compitió como candidata del PAN por la gubernatura y perdió. De hecho, Guadalupe fue su rival, pero éste no ganó. Ambos fueron aplastados por Roberto Sandoval, ahora bajo sospechas debido al caso de su procurador.

Pero Guadalupe y Antonio I -aunque con problemas conyugales- no se sacaron nunca de la cabeza el sueño de recuperar el poder. En un desayuno con amigos hace dos años juraron hacer gobernador a su hijo de 44 años.

Hoy es el primer debate de candidatos nayaritas y Guadalupe es uno de los principales consejeros de Antonio II. Asegura no ser rencoroso.

-A mi hijo le puse Ricardo Enrique por los Flores Magón (percusores de la Revolución) y no los juzgué por su hermano Jesús que era un charro- me dice Guadalupe como para atajar el asombro.

Nayarit vive una situación crítica. Quienes somos demócratas –asegura- no podemos poner por delante nuestros intereses personales ni agravios. La nueva alianza con el Jr. no cambió ni siquiera porque hace poco confirmó la idea que tuvo siempre sobre su encarcelamiento.

Guadalupe caminaba una tarde de 2002 por la Roma del DF con su amigo Carlos Navarrete cuando federales lo capturaron y lo llevaron a un penal federal. Antes de la actual primavera compartió mesa en una boda con una mujer que creía no conocer hasta que ella le dijo:

-Soy María de los Ángeles Fromow (entonces fiscal electoral)

-¡La que me encarceló!

-Sí. ¡Bueno, no!

Lo que ella le sugirió después de hacer las paces, según Guadalupe, es que fue gente del gobernador Echeverría la que influyó en su captura por un delito electoral infundado. Hoy, la alianza está firme con el Jr. y juntos buscan vencer al priista Manuel Cota.

Columna anterior: En Puebla van por halconcitos, ¿y los peces gordos?

¿Te gustó este contenido?