Endeudamiento por 43 mil millones en el Estado de México

Hay proyectos gubernamentales que mucho han llenado los bolsillos de pocos funcionarios e inversionistas

Daniel Serrano / Colaborador
Daniel Serrano / Colaborador

Hace unos días, el titular del Poder Ejecutivo en el Estado de México envió un conjunto de iniciativas a la legislatura entre las que destaca la solicitud de financiamiento de 43 mil millones de pesos para la construcción de dos centros penitenciarios y la rehabilitación de carreteras del sur y capital del estado.

¡Y esto por qué es asunto de todxs?

Pues porque este financia-miento implica la concesión de este servicio durante 25 años.

El esquema que se plantea es el conocido como APP (Asociación Público Privada), que significa un acuerdo contractual de largo plazo entre el gobierno y un socio del sector privado, donde es el privado quien financia y provee un servicio público usando un activo de capital.

Se le puede atribuir a la parte privada el diseño, construcción, financiamiento, operación, mantenimiento y provisión por un período predeterminado de tiempo, recibiendo una compensación de pagos fijos o tarifas a los usuarios.

Este esquema vino a reemplazar la anterior modalidad de inversión publico-privada conocida como PPS (Proyectos de Prestación de Servicios) y es justamente aquí donde radica la desconfianza y donde todxs debemos estar muy alertas.

Fue justamente este esquema el que permitió la construcción y operación de los famosos hospitales de Zumpango y Toluca conocidos por ser un monumento a la corrupción.

El centro cultural de Texcoco, la rehabilitación del libramiento Atizapán-Nicolás Romero y el puente James Watts en el municipio de Cuautitlán son otros ejemplos de obras construidas bajo esta modalidad.

Y no soy yo quien dice que la implementación de estas obras fueron deficientes, existe una comisión de seguimiento a los PPS que da cuenta que los trabajos fueron deficientes.

Y no sólo eso, sino que a la fecha todxs lxs mexiquenses seguimos pagando una renta anual.

¿Entiende y comparte usted amable lectxr mi preocupación?

Si bien es cierto que no se puede descalificar a priori ningún proyecto y que además la participación de la iniciativa privada no es necesariamente mala en la inversión de proyectos gubernamentales, no es sobre eso lo que llamamos la atención, no quitamos el dedo del renglón en señalar que existe una larga historia de comportamientos que poco han ayudado y la población de nuestro estado y mucho han llenado los bolsillos de pocos funcionarios e inversionistas.

No se puede pensar en que hay recetas mágicas, que simplemente se ceden las obras y la operación de servicios a particulares y en automático se resuelve el problema.

Es muy simple:

En el caso de las APP, el sector privado no paga nada, sino que pone el dinero inicialmente y espera que le sea devuelto más tarde con intereses.

Lxs legisladores deben de actuar de acuerdo con las circunstancias y nosotrxs estar vigilantes.

 

DANIEL SERRANO COLABORADOR

@DANIEL_SER

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas