En la antigua Roma no existía la oposición

La oposición tiene un certificado de defunción bajo el brazo; sin ideas, sin cuadros y sin propuestas

En la antigua Roma no existía la oposición

En Roma existieron los siguientes partidos políticos, el partido popular, representante de la democracia, con Catilina y posteriormente de las ideas que simbolizó Cayo Julio César y que condujeron a Roma al principado (Antigua Roma) de Augusto (época imperial) y el partido republicano, que estaba dividido en dos facciones: la primera pretendía organizar la República en beneficio de los intereses populares (Tiberio Sempronio Graco). La segunda facción, organizar la República en nombre de la aristocracia (Lucio Cornelio Sila) El partido conciliador o el partido de los hombres honrados.

Cicerón se alió a sus enemigos y después fue destruido terminando la oposición en Roma. El escritor Asinio Polión escribió el epitafio de Cicerón: Ojalá hubiera sido capaz de soportar la prosperidad con mayor autocontrol y la adversidad con mayor energía.

En México, EPN realizó el pacto por México auspiciado por José Murat, el suicidio político de la oposición, después, el pueblo desconoció a los partidos políticos como una oposición real, pues son comparsa del gobierno. Como en Roma, el gobierno primero se alió con ellos, después los desacreditó al hacerlos ver como corruptos, y esto fue el suicidio de la oposición.

Hoy, PRD, PAN, PRI, PVEM y MC tienen un certificado de defunción bajo el brazo; sin ideas, sin cuadros nuevos, sin propuestas y sin discursos. Peña no sólo destrozó a México, también destrozó al PRI, y con sus candidatos reciclados pretenden salvarlo; Amlito se regodea diciendo que trae el respaldo de AMLO -tan jodidos andan en votos que suplican ayuda-.

José Narro, exrector que juraba que era autónomo y universitario, resulta que no, que siempre ha sido fan del PRI y fuera de la pista y en empedrado Ivonne Ortega, que no trae pactos oscuros, pretende salvar lo que queda del PRI.

AMLO no tiene oposición, EPN la destrozó, y el 1 de diciembre lo remató, el clero callado, los empresarios de rodillas; sin rival, AMLO hace y deshace, se necesita una oposición real. Los ciudadanos tienen que volver a tomar las calles, exigir como antes, no hay oposición. Necesitamos contrapesos, son parte de la democracia.

Las organizaciones que salieron de la sociedad civil se corrompieron, verbigracia los jóvenes de la Ibero que increparon a EPN consiguieron chamba y si me sigo no alcanza el texto. En palabras de mi amiga Lorena Martínez, la oposición no tiene lengua larga ni mucho menos la cola corta. AMLO, sin contrapesos, gracias a la complicidad de los partidos con Peña.

Si tan sólo hubieran leído la historia de Roma hace 2000 años, sabrían que se habían dado un balazo en el pie, pero no, fue en el pie, fue en el corazón; ese fue su error, craso error, los romanos nunca habían invadido otros pueblos sin tener una excusa para ello hasta que Marcus Locinius Crassus decide invadir Parthia, buscando honores para estar a la altura del César y Pompeyo.

Pero el cazador fue cazado, los partos lo emboscaron, lo asesinaron a él, a su hijo y los legionarios desde entonces se decía en Roma Cassus Errare error fatal.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónJosé Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México

El juego del Canciller