En el proyecto de los ministros falta separar la SCJN del CJ

En ningún lado se propone restarle poder al presidente de la Corte quitándole el mando del Consejo de la Judicatura

Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / El Heraldo de México

Un año después de la primera discusión, la reforma al Poder Judicial es una realidad. En este tiempo se dio el relevo en la presidencia de la Suprema Corte y el caso de Eduardo Medina Mora se usó como estrategia para cumplir el objetivo de transformar la administración judicial, porque el entonces ministro fue ahorcado, políticamente hablando, debido a presiones del gobierno de López Obrador para que renunciara al cargo tras haberle descubierto una fortuna inexplicable en paraísos fiscales.

Por estas fechas de 2019, la propuesta de Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, de cambiar la ley del Poder Judicial, fue recibida con miedo y rechazo.

Como primer paso para llegar al inédito momento de ayer —jamás representantes del Legislativo habían ido a sentarse a la casa del Poder Judicial a recibir un proyecto de reforma—, Monreal abrió las puertas del Senado a un viejo amigo de López Obrador, que como ministro defendió al entonces jefe de gobierno de la Ciudad de México.

Genaro Góngora, quien conoce los entretelones del sistema judicial, propuso desmantelar la red familiar en el interior de la Suprema Corte, Consejo de la Judicatura, tribunales y ministerios públicos.

La propuesta generó tensiones entre el Ejecutivo y Luis María Aguilar, entonces presidente de la Corte, a tal grado que, para contrarrestar lo que fue visto como un embate, éste último se encargó de evocar la figura preferida de AMLO, la de Benito Juárez, para defender la autonomía del Poder Judicial: Nadapor la fuerza, todo por la razón y el derecho. Pero se fue Aguilar y la relación entre poderes dio un giro de 180 grados.

La relación entre Arturo Saldívar, presidente de la Corte, y López Obrador no podía ser mejor. Incluso, cada que Saldívar puede invierte las acusaciones que suelen hacerse sobre una supuesta injerencia de AMLO con el Poder Judicial, para decir que no conoce a otro ex presidente como Felipe Calderón que en verdad presionaba a los ministros.

Esta columna tiene copia del decreto entregado ayer y llama la atención que no se menciona lo que el ministro Góngora y AMLO proponían para la reforma: restarle poderal presidente de la Corte quitándole el mando de la Judicatura. ¿Corregirán la plana los senadores?

***

El PRI de mal en peor; sufre renuncia tras renuncia. La más reciente fue la alcaldesa de Escobedo, NL, porque es prospecto para la candidatura del gobierno estatal. Ahora, se sabe que quien ha tenido acercamientos con diferentes fuerzas políticas es Manuel Añorve, senador por Guerrero, quien podría presentar su renuncia en los próximos días. Esto significa que el PRI se debilita cada vez más, dejando ir a sus cuadros más fuertes rumbo a las próximas elecciones, donde se elegirán gobernadores en 15 estados.

***

UPPERCUT: Entre las joyas de corrupción y excesos de Emilio Lozoya se descubrió que de la Torre de Pemex a Campos Elíseos, a 1 km, donde vive un amigo suyo, hizo más de 50 viajes en helicóptero. El titular de Pemex había perdido la cabeza desde hace mucho.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ
CONTRALASCUERDASMX@GMAIL.COM
@ALEXSANCHEZMX

lctl

¿Te gustó este contenido?