En campaña, todo se vale

La congruencia y los principios se quedarán guardados hasta el 1 de julio. El oportunismo lleva mano

En campaña, todo se vale

Apenas vamos en las precampañas y la conveniencia política ya mató a la congruencia; la sobrevivencia a la ideología; y el oportunismo a los principios.

Los partidos políticos parecen haber decidido que durante esta temporada electoral guardarán en un cajón la coherencia y consistencia. Van por votos y para ganarlos, el pudor les estorba.

Lo único que parece unir al PRD con el PAN, al PAN con MC y a MC con el PRD, por ejemplo, es la necesidad de sobrevivencia política. Cambiar el régimen, dicen al unísono, cuando los integrantes de esa coalición no han vivido más que de ese régimen que ahora súbitamente quieren transformar.

Lo único que ata a Morena con el PES, al PES con el PT, y al PT con Morena, es el oportunismo. Son las fuerzas progresistas de México, dice AMLO, el virtual candidato de los tres partidos. ¿Qué de progresista tiene el PES, partido de corte religioso? ¿Qué tan progresista puede ser el PT, que defiende al régimen dictatorial de Corea del Norte?

Cómo estarán las cosas que los más congruentes parecen estar en el PRI que ya ni la molestia se toman en disimular. Con todo y sus viejas formas y sus prehistóricos sectores que duermen entre elección y elección, no se mueven de su liturgia. Sus aliados, tampoco. Lo son abiertamente desde el inicio del sexenio. Al menos, nadie puede llamarse a engaño. Sabemos quiénes son, qué hacen y cómo operan.

Es notable cómo algunos pueden cambiar de principios como de camisa. Las coaliciones Por México al Frente (PAN-PRD-MC) y Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), ya borraron del mapa a la izquierda, que será la gran ausente en la boleta electoral 2018.

El PRD decía serlo, pero se alió con el PAN, y Morena que se vendía también así, recibió con los brazos abiertos al partido cristiano, Encuentro Social.

¿Se traicionaron a sí mismos? Quizá solo se quitaron la careta.

En el PRD ningún principio es tan inflexible como el de no tener posiciones, el de perder prebendas y mantener el acceso a recursos públicos.

Lo de Morena es todo menos incongruencia. AMLO solo salió de clóset. Es un conservador. Desde hace años ha evadido tomar posturas en temas que lo definirían, como matrimonio igualitario o aborto.

¿Quién va a defender el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo? ¿Quién empujará la legalización de las drogas? ¿Quién protegerá los derechos adquiridos del matrimonio igualitario? ¿Quién velará por la laicidad de la educación? ¿Quién estará del lado de la separación Iglesia-Estado? El espacio está vacío.

Apenas arrancaron las precampañas, pero la partidocracia ya nos dejó en claro que todo se vale y que están dispuestos a todo. La congruencia y los principios se quedarán guardados hasta el 1 de julio. El oportunismo lleva mano.

-Off the récord

Un par de gobernadores, el de Querétaro, Francisco Domínguez, y de Durango, José Rosas Aispuro, recibieron una atenta llamada para que legisladores sobre los que tienen influencia aprueben la Ley de Seguridad Interior. ¿Cuántos más fueron presionados?

 

Columna anterior: EL mundo al revés 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro