Empresarios y políticos en la mira por huachicol

El gobierno tiene identificados a los barones de la ordeña; vienen más denuncias y nombres

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

México se encuentra en alerta roja por el boquete económico que ha provocado el robo de combustible, y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está empeñado en desenmascarar y llevar a la cárcel a empresarios y políticos que se han hecho millonarios al amparo del huachicol. La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) armaron todo un cerco para dar con empresarios y políticos vinculados a la ordeña de ductos, la venta y compra de combustible robado.

Al bloqueo de cuentas de William Jorge Karam Kassab, dueño de la empresa Hidrosina, le sigue una serie de denuncias, seis para ser exactos, contra gasolineras en el estado de Tamaulipas.

Estas últimas, según un avance de las investigaciones al que tuve acceso, se suman a las 10 denuncias en las que ya trabajan las autoridades.

Hasta ayer se habían congelado 33 cuentas vinculadas directamente al robo de hidrocarburos y otras 188 relacionadas, cuyo total suma poco más de 800 millones de pesos y unos 710 mil dólares.

Por el sigilo de las investigaciones, la autoridad financiera tiene prácticamente bajo llave los nombres de todas las empresas, empresarios, funcionarios y ex funcionarios públicos relacionados con el tema.

Paralelamente, la Fiscalía General de la República (FGR) tiene abiertas dos mil 286 carpetas, de las cuales ya judicializó 112, con 124 personas vinculadas a proceso.

Hasta el momento, según el reporte más reciente de la institución, hay 558 detenidos, 48 con prisión preventiva oficiosa y 11 sentencias.

Éste es el saldo de la primera fase de los operativos e investigaciones contra los barones del huachicol en México. No son malos números, pero es un hecho que la autoridad no puede ni debe bajar la guardia, porque hay la sospecha de que en México no sólo existen cárteles de la droga vinculados al robo de combustible, hay quienes piensan que también hay cárteles políticos dedicados a lo mismo. Algo sabe la autoridad sobre eso y no lo hará público hasta no tener los pelos de la burra en la mano.

Y por esa razón, instituciones como la UIF y el SAT deben investigar a los funcionarios de Pemex y servidores públicos de los estados que tuvieron que ver con donaciones y convenios entre ambas instancias, porque ahí, pronto, me adelantan, habrá sorpresas.

Eso sin dejar de investigar y aclarar cuál es el verdadero papel que han jugado los amos y señores de las gasolineras, porque además de robar con litros de 800 mililitros a los automovilistas, compran huachicol y lavan dinero.

Nadie entiende por qué disminuyó considerablemente la venta de gasolina, mientras las estaciones de servicio crecieron como la espuma y alguien les puso en bandeja de plata, o mejor dicho en bidón de plata, su materia prima. Eso, aquí y en China, es robo a la nación.

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Los delitos llevan a las espaldas el castigo.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónGerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México

Historias de espías: El Ángel