Elecciones 2019,“todos pierden”

Como si se tratara de un juego de pirinola, en las elecciones del domingo pasado, todos perdieron

Alfredo_Gonzalez
Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

Unos más que otros, los partidos vivieron en carne propia una triste y dolorosa realidad. Los porcentajes de participación ciudadana se dieron por debajo de los promedios históricos, y si no fuera por las alianzas que algunos hicieron, nunca habrían ganado la contienda.

El caso más emblemático es el de Puebla: Miguel Barbosa ganó gracias a la alianza que formó con otros partidos, porque en un face to face con el PAN, Morena hubiera perdido por más de 35 mil votos.

En una revisión al PREP, se puede observar que Morena reúne 354 mil votos de manera independiente, mientras que Acción Nacional 389 mil, una diferencia de 10%.

Sin embargo, al medir fuerza con las alianzas Juntos Haremos Historia, integrada por Morena, PT y PVEM, Barbosa obtuvo 682 mil sufragios; es decir, 174 mil más que Enrique Cárdenas, arropado por el PAN, el PRD y MC, que logró 507 mil votos.

En contraste, en Baja California, donde también ganó Morena con Jaime Bonilla, el margen está muy por arriba del PAN, pues sin considerar a sus aliados, el candidato del partido de AMLO obtuvo 314 mil votos.

Acción Nacional, que en esta jornada compitió sin alianza, llegó a 175 mil 562 sufragios; Juntos Haremos Historia logró 382 mil 218.

En una primera conclusión podríamos decir que en estos dos estados vimos una elección de contrastes. Morena ganó perdiendo y el partido azul perdió todo.

Morena ganó Puebla con una participación ciudadana de 30% en las urnas, la más baja en la historia de la entidad, mientras que el PAN perdió Baja California, su bastión histórico por antonomasia.

En los demás estados que tuvieron elecciones para renovar ayuntamientos y congresos locales, las votaciones estuvieron por la calle de la amargura. El único denominador común es que el panismo logró la mayoría en Quintana Roo, Tamaulipas, Aguascalientes y Durango.

Pero los índices de abstencionismo fueron altísimos. En Quintana Roo sólo votó 22% de los ciudadanos, mientras que en Tamaulipas fue 30%, porcentaje similar al que hubo en Baja California, en tanto que en Puebla y Aguascalientes la participación no pasó de 40%.

Para analistas y dirigentes políticos lo que sigue es recapacitar sobre el sistema de partidos, porque las elecciones en México son de las más caras del mundo, y no sólo no garantizan la representación de todos los ciudadanos, sino que cada vez generan menos interés entre la población.

Algunos han dicho que es un proceso natural que después de las elecciones presidenciales, se registren comicios con poca afluencia; sin embargo, los del domingo generaron una expectativa diferente, por tratarse de las primeras en la era de la 4T, pero ni hubo carro completo ni una mayoría aplastante de rostro moreno. Algo no anda bien.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Las elecciones son los cheques en blanco que todos firman gustosos para aceptar el saqueo de sus cuentas.

[email protected]

@ALFREDOLEZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo