El vaso más lleno que vacío

Es necesario consolidar el derecho de acceso a la información en las agendas pública y ciudadana del país

Naldy Rodríguez / Columnista de El Heraldo de México

En México y en América Latina, desde hace varios años, persiste una crisis de confianza en las instituciones públicas, la percepción de corrupción en la aplicación de los recursos y de poca transparencia del quehacer gubernamental.

México tiene leyes de transparencia y acceso a la información pública desde 2002 y las entidades contaron con leyes locales a partir de 2006, pero su implementación ha sido lenta debido a tres fenómenos, principalmente: la resistencia de las autoridades a entregar la información, la falta de cumplimiento en las resoluciones de los recursos de revisión y el desconocimiento de los ciudadanos para realizar las solicitudes que sean de su interés. A pesar de dichos obstáculos, es una realidad que en la última década el acceso a la información pública ha permitido abonar a la rendición de cuentas y con ello al combate a la corrupción.

Se trata de un tema de relevancia social, que contribuye a la vida democrática, que fue abordado hace unos días en la Semana Nacional de Transparencia 2019, organizada por el INAI y en el 18 Encuentro de la Red de Transparencia y Acceso a la Información (RTA), donde se abordaron los retos y obstáculos para el ejercicio de este derecho humano y la rendición de cuentas en toda la región iberoamericana.

Ahí representantes de organismos de transparencia, asociaciones civiles y funcionarios de varios países refrendaron los compromisos que se tienen plasmados desde 2015 en la Agenda 2030 en la materia: reducir considerablemente la corrupción y el soborno en todas sus formas, crear en todos los niveles instituciones eficaciones y transparentes que rindan cuentas y garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades. Además de fomentar una cultura ciudadana que ejerza su derecho de acceso a la información pública, consolidar el uso de las plataformas digitales para realizar solicitudes de acceso a la información y ejercicio del derecho Arco, es necesario garantizar el cumplimiento de las resoluciones de los órganos garantes y homologar las actividades institucionales en materia de acceso a la información y de protección de datos personales, para ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía y garantizar este derecho humano.

Se trata de promover procedimientos más expeditos y de mayor calidad en los sujetos obligados, así como unificar criterios bajo los principios de máxima transparencia y gratuidad, pero sobre todo se requiere voluntad política para la implementación de acciones proactivas.

Acorde con la Agenda 2030, en México es necesario que las autoridades municipales, estatales y federales le entren al tema de Gobierno Abierto, que permitirá enlazar a los ciudadanos con el quehacer gubernamental, así como promover la corresponsabilidad en la toma de decisiones en el ámbito público. Sin duda, el ejercicio del derecho de acceso a la información es un derecho que incide en la rendición de cuentas de los entes públicos y en la vida democrática de las sociedades.

POR NALDY RODRÍGUEZ

TRANSPARENCIA3.0@HOTMAIL.COM 

TWITTER: @YDLAN

eadp

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.